Principal > General > Los caprichos del fútbol

Los caprichos del fútbol

Muy pocos podían presagiar el pasado verano que esos dos desconocidos que se ejercitaban sobre el césped de La Albuera formarían como titulares en la gran final de los play-off por el ascenso.

Ese jueves 2 de agosto Tete y Manolo, recién incorporados a la disciplina rayista, correteaban en solitario instantes antes de que el Rayo disputase el primer amistoso de la pretemporada frente a la Gimnástica Segoviana.

Las vueltas que da el fútbol

Con la marcha de Alberto al Salamanca y el fichaje de Rubén Falcón, Alfonso Martínez Zambrano «Tete» llegaba como teórico segundo portero del equipo para esta campaña. Pero la temporada es larga y las rotaciones llegaron a todas las posiciones, incluida la portería, y fue finalmente el veterano cancerbero el que se hizo con el puesto de titular en la recta final del campeonato.

Sin grandes alardes pero con una creciente sensación de seguridad bajo los palos, Tete se ha ido ganando poco a poco el reconocimiento de público y compañeros. El pasado domingo sólo tuvo que intervenir en una ocasión, repeliendo un peligroso remate de cabeza de Tiago en el minuto 20 de partido.

Manolo, héroe en Foietes

El gol de Manolo en las semifinales frente al Benidorm es uno de esos eventos que cambia el destino de un futbolista. Fuera de las convocatorias durante la mayoría de la temporada, Manolo ha sufrido la dura competencia en el centro del campo dentro de una plantilla muy completa.

Pero una vez más el fútbol fue caprichoso y la oportunidad llegó para el joven jugador del Rayo gracias a las lesiones de Enguix y Míchel en la medular. Su cabezazo en el Municipal de Foietes es ya uno de esos recuerdos que la sufrida afición rayista tiene almacenados en este largo y doloroso periplo por los infiernos de la Segunda B.

En el Ruta de la Plata Manolo formó como titular y firmó una buena actuación, especialmente en la primera mitad. Atento en el corte y acertado en los pases, el catorce rayista asistió a Pachón en una jugada de claro peligro sobre la meta de Dani e incluso lo intentó con su pierna mala en un fuerte disparo desde fuera el área.

Volviendo a esa tarde en La Albuera, nadie habría imaginado que serían Tete y Manolo dos de los titulares en Zamora varios meses después. Todos habríamos apostado por el protagonismo de otros nombres, pero el fútbol tiene estos caprichos, entre otros muchos…

<