Principal > General > El sueño, un poco más cerca

El sueño, un poco más cerca


Victoria del Rayo Vallecano en el Ruta de la Plata en un partido de claro color visitante. El equipo dirigido por Pepe Mel pudo conseguir un resultado más amplio ante un Zamora que terminó el partido con nueve jugadores. El gol de Amaya, aprovechando un rechace tras una falta lanzada por Rubén Reyes, acerca un poco más a los rayistas al sueño del ascenso.

Enchufados desde el primer minuto

A diferencia del partido en Benidorm, el Rayo Vallecano salió enchufado desde el primer minuto. Albiol y Carlos de la Vega profundizaban con facilidad por la banda derecha y ponían balones con peligro sobre el área defendida por Dani.

Curiosamente, el guardameta local no tenía ninguna prisa por poner el balón el juego y pedía calma a los recogepelotas desde el prácticamente el comienzo del partido. El Rayo crecía con el paso de los minutos y se hacía con el centro del campo de mano de Manolo y Rubén Reyes.

El único susto del partido para los vallecanos llegaba en el minuto veinte de partido. Un saque de esquina era rematado cómodamente por Tiago, pero Tete respondía a la perfección es su única intervención durante todo el encuentro.

A partir de ese momento el Rayo volvió a tomar el mando del encuentro, pudiéndose adelantar en un par de jugadas que Sergio Pachón no pudo concretar por muy poco. Albiol y Manolo lo intetaron desde fuera del área, pero sus disparos también se marcharon desviados. Descanso en el Ruta de la Plata con dominio territorial por parte visitante pero con las tablas en el marcador.

Expulsiones en el bando local y gol de Amaya

El Rayo salió de nuevo con paso firme tras la reanudación. Agustín agarraba en banda a Piti y veía la segunda amarilla con apenas tres minutos de juego disputados, facilitando el camino para un equipo rayista que dominaba el partido con autoridad.

Collantes primero y Piti después ponían a prueba a Dani, pero el balón no quería entrar y la sensación de perdonar demasiadas ocasiones comenzaba a preocupar a la numerosa afición rayista desplazada hasta Zamora.

La jugada clave llegaba mediada la segunda mitad. Rubén Reyes lanzaba una falta de manera magistral, obligando a Dani a realizar una estirada imposible para repeler el disparo con la ayuda del larguero. Allí aparecía Antonio Amaya para aprovechar el rechace con un certero cabezazo, poniendo el 0-1 en el marcador y sembrando la alegría en la expedición visitante.

El Zamora no podía reaccionar y veía como el Rayo quería incluso más. La sensación de poder sentenciar la eliminatoria flotaba en el aire, más aún cuando Iker veía una rigurosa roja directa a diez minutos para el final.

Con Cubillo, Míchel y Coke incorporados al juego de manera progresiva durante la segunda mitad, el Rayo era superior en todos los aspectos del juego. Una chilena de Pachón cerraba la cuenta de oportunidades antes de que el colegiado señalase el camino de los vestuarios.

El partido concluía con la desilusión en el cuadro local y la alegría contenida de los visitantes, que agradecieron el apoyo de los suyos en la grada acercándose a saludar hasta en dos ocasiones. Noventa minutos separan al Rayo Vallecano del sueño de abandonar el infierno de la Segunda B. La solución en Vallecas dentro de siete días.

Zamora: Dani, Christian, Gurrutxaga, Agustin, Sergio Torres, Aitor Sanz, Tiago, Iker, Hervás, Jorge Rodríguez y Guillermo.

Rayo Vallecano: Tete, Carlos, Llorens, Salva, Amaya, Manolo, Rubén Reyes, Albiol, Collantes, Piti y Pachón.

Goles: 0-1 Amaya de cabeza (min.66′)

<