Principal > Primer Equipo > Castigo a balón parado
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Castigo a balón parado

Un entrenador muchas veces se ve obligado ajustar su sistema táctico por la baja de una pieza clave en el once inicial. La organización de juego varía en medida que avanzan los minutos, y el éxito viene dado por tomar la decisión adecuada en el momento indicado. Paco Jémez modificó su sistema habitual de juego por un 1-4-1-4-1 en un movimiento teóricamente acertado con la idea de poseer hasta cinco jugadores -1 delantero más 4 medios- cerca del inicio del juego ofensivo del rival.

La idea era tener más posibilidades de recuperar balones en campo contrario. La ausencia de Roberto Trashorras obligó a maximizar el espacio de Javi Fuego y a reducir la distancia global entre líneas. Con este dibujo táctico las transiciones ataque defensa tendrían que haber sido más fluidas, pero hay que tener en cuenta que los de Pellegrini contaban en punta con Baptista, bien asistido por Morales. Ambos complicaron el trabajo a la línea defensiva del Rayo Vallecano.

Una vez más, el gran trabajo de Chori Domínguez -con la ayuda de un muy acertado Tito- intentó distribuir balones que no terminaban de ser efectivos para Léo Baptistao. El excesivo juego en corto no generaba peligro ni profundidad en el área rival. Este hecho, unido a la falta de iniciativa por banda, apagó el instinto con el que saltaron en la primera parte del partido.

En el apartado negativo, volvimos a presenciar importantes fallos en la línea defensiva: amplios espacios, ineficacia en la presión y la falta de velocidad en las salidas, todo eso clave para complicar el trabajo del guardameta. Cobeño no tuvo una actuación muy destacada pero hay que tener en cuenta que las jugadas a balón parado son complicadas de resolver sin la eficacia correspondiente de los defensas. Un trabajo muy complejo en el que se involucran muchos factores.

Además, la ausencia de gol no fue provocada por falta ofensiva del sistema, sino por el buen entendimiento y la facilidad de repliegue del Málaga, que aprovechó la falta de anticipación y el bajo ritmo del equipo rayista, sobre todo en la segunda mitad. De los errores se aprende, y las correcciones siempre marcan la diferencia para el siguiente partido. En Balaídos será el momento de analizar los siguientes pasos del Rayo Vallecano.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
7 comments
pinkas
pinkas

Sacando algo positivo me gustó lass, le falto el gol, pero era el único que daba alternativas a los de arriba

turerayo
turerayo

yo también estoy de acuerdo con r1924 y Dani636, con Cobeño perdemos mucho por alto, solo hay que ver los números de los goles que recibimos a balón parado con y sin el

marini
marini

No comparto la idea de que Cobeño haya sido decisivo. Pese al crecimiento espectacular de Gálvez hay que decir que el primer gol es un error suyo de bulto en la marca. La ausencia de Trashorras hizo que nos costara horrores sacar el balón controlado. yo opino que Dominguez no tuvo su dia tampoco. El Málaga, dicho sea de paso, no me pareció nada del otro mundo, en un dia medianamente bueno de los nuestros se hubieran llevado 0 puntos de vallecas. En fin, hay que ganar en Vigo.

javi-rvm
javi-rvm

A mi tb me da rabia no ineficaces que somos nosotros no hemos metido ningun gol en corner o falta centrada en toda la temporada

Dani#636
Dani#636

De acuerdo contigo r1924' volvemos al viejo problema, dos balones colgados al área= tres goles

r1924
r1924

en las jugadas a balon parado todo se traduce en que cobeño es amigo inseparable del larguero y ese es todo el problema

Carlota Pinet
Carlota Pinet

Cierto, se notó mucho la ausencia de Trashorras. La desconfianza de Paco en Adrián y que la dirección técnica fuera incapaz de solventar este problema en el mercado de invierno nos lleva a este desequilibrio que nos saca los colores. A quien se le diga que Trashorras (gran suplente el año pasado) es la diferencia entre jugar o ser vapuleados... En fin.

<