Principal > Perfiles > Saviola, una promesa perdida en el camino
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Saviola, una promesa perdida en el camino

Cuando uno repasa la trayectoria de Javier Saviola -11 de diciembre de 1981, Buenos Aires, Argentina- tiene la sensación de que el jugador argentino ha tenido una carrera menos brillante de la que en sus inicios se vislumbraba. Bien es cierto que ha sabido responder en los clubes en los que ha estado, pero en ninguna temporada logró dejar boquiabierto al mundo del fútbol, algo a lo que parecía apuntar en sus primeros años.

Debut soñado

Porque quién le iba a decir a ese chico de sólo quince años que actuaba como recogepelotas en la final de la Copa Libertadores de 1996 entre River Plate y América de Cali que, dos años después, iba a debutar precisamente con River. Pero Saviola no consiguió únicamente pisar el campo con la camiseta de un histórico de Argentina, sino que en ese mismo partido logró anotar un tanto que le convirtió en el goleador más joven de todos los tiempos en la liga, con apenas 16 años.

Como era de esperar River Plate tiró del delantero para el resto de partidos y, poco más de un año después de su debut, Saviola volvió a entrar en los libros de historia gracias a una nueva hazaña: su equipo se alzó con el Torneo de Apertura de 1999 y el atacante se convirtió, con 15 goles, en el segundo Pichichi más joven de la historia (18 años y nueve días), sólo superado por un tal Diego Armando Maradona (18 años y un día).

Al Barcelona, por la puerta grande

Con registros de estas características era de esperar que algún equipo europeo no tardara en echar el guante a Saviola. Esto sucedió en 2001, cuando al Barcelona no le tembló el pulso para pagar 24 millones de euros por un jugador de 19 años al que se le recibió, eso sí, como el nuevo Maradona.

Saviola registró buenas cifras goleadoras compartiendo delantera con el holandés Kluivert. Sin embargo, la tripleta formada por Ronaldinho, Eto´o y Giuly le cerró las puertas de la titularidad en 2004 y le obligó a buscar un nuevo destino. El Barcelona decidió cederlo al Mónaco el mismo verano en el que el argentino consiguió la nacionalidad española empujado por el hecho de que parte de su familia viviera en Extremadura.

Crisis futbolística

Saviola comenzaba un camino de baches que le iba a llevar por cuatro equipos distintos en cuatro años. Mónaco, Sevilla, Barcelona y Madrid fueron destinos en los que el jugador no consiguió reencontrarse con su mejor versión. En el Real Madrid, incluso, pasó dos temporadas en el más absoluto ostracismo. No fue hasta su fichaje por el Benfica en 2009 cuando recuperó la sonrisa al proclamarse campeón de liga en su primer año y ser nombrado mejor jugador del campeonato.

Ahora, con 31 años y la misma cara de crío con la que le vimos por primera vez, Saviola vive su tercera etapa en España y en la que las cosas le marchan bastante bien. No disputa los noventa minutos en casi ningún encuentro pero su fútbol y sus goles están siendo decisivos en un Málaga con aspiraciones de Champions.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

2 comments
@danicalvo7
@danicalvo7

no habra "cuajao" en ningun equipo de los que ha estado..... pero yo le ficharia para el rayo que quereis que os diga!

Norberto
Norberto

Entiendo que a Saviola lo perjudicaron los directores técnicos(Rijkaard, Schuster, Juande Ramos, Bielsa en la selección argentina) que le tocó. El mantuvo, durante años, un promedio de casi medio gol por partido, qué más se le pudo haber pedido. Es disciplinado, excelente persona. Quizás distintos intereses comerciales lo fueron relegando. Es un gran jugador.

<