Principal > Cantera > Una auténtica ‘Final Four’ por la permanencia
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

Una auténtica ‘Final Four’ por la permanencia

La readmisión del Orihuela FC en el Grupo III de Segunda B al inicio de temporada obligó a la RFEF a modificar la normativa en relación a los equipos que finalicen la fase regular en promoción de descenso a Tercera. A los dos equipos derrotados en la primera eliminatoria, se les unirá el perdedor del enfrentamiento final entre los vencedores. El ganador de las dos eliminatorias mantendrá la permanencia en Segunda B.

Plan B con sabor a Final Four

Con el objetivo prioritario de la salvación matemática a siete puntos de distancia, al Rayo Vallecano B se le plantea la posibilidad de acudir a un arriesgado “Plan B”. Esta opción consistiría en luchar en las últimas nueve jornadas por alcanzar el puesto 16º, o lo que es lo mismo, hacerse dueño de una plaza en la “Final Four” que la RFEF ha improvisado en la presente temporada para resolver la promoción de descenso a Tercera División.

Después de un largo proceso jurídico que se alargó hasta el 10 de septiembre, la Comisión Delegada de la RFEF, se vio obligada a adulterar la competición con la inclusión del Orihuela FC en el Grupo III de Segunda B, lo que provocó que dicho grupo se compusiera por 21 equipos, en lugar de los 20 que forman los tres restantes. Ante esta medida de readmisión, la RFEF llegó la conclusión de modificar la fase de promoción de descenso a Tercera, con el fin de equilibrar la composición de los grupos para la temporada 2013/14.

Como efecto colateral en el resto de grupos, se acordó que en la fase de promoción perdiesen la categoría tres de los cuatro equipos participantes -en lugar de los dos que descendían anteriormente-, siendo el vencedor de las dos eliminatorias el equipo que, finalmente, mantendría la plaza en Segunda B.

Probabilidades dramáticas

No obstante, la RFEF publicó en la Circular nº 14 de la temporada 2012/13 que se guardarán, de forma preferente, los datos del club derrotado en el enfrentamiento final, cabiendo la posibilidad de “reincorporar” al equipo descendido en la promoción. Sin embargo, esta hipótesis sólo sería contemplada en caso de quedar libre una vacante por causas económicas de algún equipo que renuncie a su plaza.

Esta medida no hace más que incrementar el dramatismo en la fase de promoción de descenso a Tercera, convirtiendo las eliminatorias en una final a doble partido entre cuatro equipos donde las posibilidades de permanencia se verán reducidas considerablemente. La promoción se torna así como la segunda opción viable, antes de agotar matemáticamente las posibilidades de conseguir el objetivo del filial del Rayo Vallecano, que no es otro que el de lograr a toda costa la permanencia.

<