Principal > Perfiles > Rukavina, un lateral incansable
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Rukavina, un lateral incansable

La expulsión por doble amarilla de Antonio Rukavina hace un par de jornadas frente al Betis sirvió para romper una doble marca del lateral. Por un lado, el tener que retirarse del terreno de juego en el minuto 75 supuso que se quedase sin el récord de ser el único jugador de campo que había disputado todos los minutos en liga. Por otro, Rukavina dijo adiós a una racha de seis años sin ser expulsado. Sin embargo, la decisión posterior del Comité de retirarle la segunda amarilla le permitió participar en el último encuentro y cumplir con una labor que le ha llevado a ser un jugador fundamental en este Valladolid.

El fútbol serbio, pequeño para Rukavina

Para poder presumir de su situación actual, Rukavina ha tenido que trabajar muy duro desde sus primeros años en este deporte. Comenzó a hacerlo en el modesto FK Bezanija, un club serbio que en la actualidad compite en la segunda división y al que el futbolista perteneció en sus primeras temporadas como profesional.

Con los años, Rukavina se convirtió en el auténtico ídolo de la afición. Precisamente en 2007, el mismísimo Partizan de Belgrado premió al diestro permitiéndole alcanzar la cima del fútbol serbio. Por aquel entonces, el entrenador del equipo de la capital era Miroslav Djukic, misma persona que decidió traerle al Valladolid el verano pasado.

Ambos apenas coincidieron una temporada en el equipo, tiempo suficiente para que Rukavina se convirtiese en pieza fundamental de una plantilla que terminó el campeonato en segunda posición. Todo ello, unido a que Javier Clemente le acababa de dar la oportunidad de debutar con la selección absoluta de su país, hizo que el jugador ya no fuese un desconocido para Europa.

Muchos minutos y pocas tarjetas en Europa

El Borussia Dortmund apostó fuerte por Rukavina y le fichó para convertirle en su lateral titular. Sin embargo y aunque parezca extraño, el serbio dejó de contar para su técnico y vio como un paso atrás en su carrera le llevaba como cedido al 1860 Múnich, un histórico en horas bajas que peleaba en la segunda división germana. Tan encantados quedaron en el club con la labor de Rukavina que le mantuvieron durante tres temporadas en las logró disputar nada menos que 112 partidos.

El final de su contrato con el equipo alemán fue razón suficiente para que, el pasado verano, Djukic pidiese expresamente su fichaje deseoso de reencontrarse con un jugador al que conocía a la perfección. En los 2160 minutos en los que le hemos podido ver en acción, Rukavina ha demostrado ser un jugador más que válido para nuestra liga. Profesional como pocos, es capaz de interpretar a la perfección los encuentros y aportar grandes cosas tanto en defensa como en ataque. Todo un acierto del Valladolid.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

1 comments
pinkas
pinkas

Rayoheral, grandes reportajes!! marca de la casa

<