Principal > Cantera > El Rayo Vallecano B toca fondo
Héctor Sánchez / Rayoherald.com
Héctor Sánchez / Rayoherald.com

El Rayo Vallecano B toca fondo


El Rayo Vallecano B volvió a dejar claro ante el Coruxo que necesita de un cambio drástico para enderezar la situación por la que está atravesando. El único fallo defensivo en la zaga franjirroja costó el gol de Abenza que mandó los tres puntos a O Vao. La situación en el seno del filial comienza a ser insostenible después de sumar, únicamente, cuatro puntos en las últimas doce jornadas.

Diferente imagen, cero puntos

No fue el peor partido del Rayo B. Dejando a un lado la debacle de Getafe, la derrota ante el Coruxo fue, simplemente, otra forma de perder. Porque insistir durante noventa minutos sin recibir recompensa ya no vale, y porque el filial del Rayo Vallecano sigue sin gol. Y eso que salió el cuadro rayista con el cuchillo entre los dientes y hasta tuvo acorralado a un Coruxo que volvió a dar muestras de ser un equipo totalmente adaptado a la categoría.

Encerrado en su área aguantó el conjunto gallego, defendiéndose con soltura de las llegadas de Collado que se quedaban solo en eso, llegadas. El filial, con una presión y unos nervios que saltan a la vista del habitual de la Ciudad Deportiva, se veía superior a un Coruxo que, sin hacer mucho ruido, golpearía las esperanzas franjirrojas a la media hora de partido.

En la primera llegada de los verdes, Abenza, un lateral de no más de 1,70 cabecearía un córner a placer en el primer palo. La victoria miraba hacia Galicia. Sin embargo, acostumbrado a ser golpeado, el Rayo B imprimió un ritmo más precipitado en ataque. Rondando el descanso, Collado, en otro mano a mano fallido frente al meta gallego, era derribado dentro del área sin interpretación alguna por parte del colegiado, quien dejó continuar el juego.

Pólvora mojada

Las lamentaciones de los de Vallecas encontraron acomodo en un vestuario que en el segundo acto volvió a saltar al césped empleando un rodillo de algodón sobre un Coruxo que necesitaba más para ser inquietado. No necesitó tanto el equipo de Antonio Gómez para desaprovechar una clara oportunidad de Samuel quien mandó el balón alto sobre la portería de Ismael.

Rezagado en su campo y esperando el fallo del rival, el Coruxo manejó el partido a la perfección, haciendo desaparecer la línea de ataque franjirroja. Collado con el punto de vista desviado y Jorge Sáez con un remate precipitado echaban por tierra las opciones del empate.

Ya a la desesperada y en tiempo de descuento, Perea, que había sustituido a Juanito, dispuso de una falta en la frontal. Su derechazo, bien dirigido a la escuadra de la porteria, se topó con la manopla providencial del meta gallego, consagrándole como hombre del partido y alarmando el destierro de su rival, que parece haberse olvidado de ganar.

Con los tres puntos ya en el autobús gallego, solo quedan los datos que empañan al Rayo Vallecano B. Duodécimo partido consecutivo sin salir victorioso, cuatro puntos en tres meses y tercer encuentro sin celebrar un gol. Algunos ejemplos de una dinámica “continuista” que parece no alarmar a la directiva franjirroja. La próxima semana el filial viajará a Luanco. No hay trece malo.

Rayo Vallecano B: Isma; Rober, Owusu, Alcañiz, Gabri; Cuerva, Chevi (Rida 65′), Jorge Sáez (Dani 82′), Juanito (Perea 52′), Ramiro, Collado.

Coruxo: Fernando; Abenza, Aitor, Yago, Pazo, Iosu, Vázquez (Samuel 65′), Antúnez (Alberto 65′), Reguero, Víctor (David 89′), Centrón.

Goles: 0-1 m.32 Abenza remata a placer un córner.

<