Principal > General > El estrambótico caso de Mikhail Prokhorov
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

El estrambótico caso de Mikhail Prokhorov

Esta noticia ha sido redactada por Rayo Herald exclusivamente para el Día de los Inocentes. La información contenida en ella es absolutamente falsa y no debe ser tomada en serio en ningún caso.

El aficionado del Rayo Vallecano nunca estuvo tan cerca de perder a su equipo como el pasado 17 de Noviembre de 2012. Aquel día, Raúl Martín Presa rechazaba una oferta de 90 millones de euros por el club franjirrojo en una reunión secreta en San Sebastián. Rayo Herald desvela en esta entrega quien era el misterioso comprador: el multimillonario ruso Mikhail Prokhorov, principal accionista de los Brooklyn Nets.

“La primera vez que escuchamos que Mikhail Prokhorov estaba interesado en el Rayo nos pareció una gran oportunidad de venta”, comenta una fuente cercana a la directiva. “Era un empresario solvente y con la credibilidad suficiente como para asegurar la supervivencia del club. Sin embargo, tras conocer el pliego de condiciones que imponía, Martín Presa se negó en redondo”. Y es que la lista de condiciones, a las que Rayo Herald ha tenido acceso, son cuando menos extravagantes. Una de ellas, la más llamativa, forzaba el traslado del club -trabajadores incluidos- a Moscú.

Acuerdo bilateral Rusia-España

La viabilidad del plan pasaba por el intercambio de doce hectáreas de territorio español -las que ocupa concretamente la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano- por un área del mismo tamaño a las afueras de la capital rusa. De esta manera, el Rayo Vallecano disputaría sus encuentros técnicamente en suelo español y la RFEF no podría impugnar su plaza en la competición. El acuerdo contemplaba además la construcción de un estadio de última generación con capacidad para 15.000 espectadores.

“Iban muy en serio. Las negociaciones en España las llevaba Alexander Khloponin, el responsable de adquisiciones de Oneximbank en la época de Prokhorov”, indica nuestra fuente durante el encuentro en La Gavia. “El Rayo jugaba ese fin de semana con la Real y Khloponin personalmente se personó en San Sebastián con la firma del ministro de asuntos exteriores y los acuerdos bilaterales necesarios para el tránsito entre enclaves sin visados ni aduanas”, concluía todavía sorprendido.

Profesionalización de la afición

“El ruso tenía la cabeza bien puesta. Quería que la cantera se quedara en Madrid para que los padres siguieran llevando a sus hijos a jugar allí y así no interferir su crecimiento como futbolistas. Otra cosa eran los aficionados, que de la noche a la mañana se quedaban sin equipo en el barrio”.

La solución propuesta por Prokhorov no sorprendió a nadie. Su idea pasaba directamente por profesionalizar la afición. “Llego a ofrecer 1.500 puestos de trabajo a los mejores aficionados con la intención de montar un clínic en el distrito de Zamoskvorechie”. Según se puede comprobar en los documentos analizados, la propuesta incluía 700 euros al mes, alojamiento y traslados gratis con el equipo a todos los partidos. Como contrapartida, los aficionados deberían asistir cuatro días entre semana al campus de animación, donde debían mejorar sus aptitudes y enseñar a los aficionados locales los últimos métodos en aplausos rítmicos, cánticos flamígeros y diseño de tifos.

La razón última de este descabellado plan era promocionar el fútbol ruso y a sus jugadores. “El primer año mantendría los contratos a los jugadores firmados: Javi Fuego, Cobeño, Leo Baptistao, Trashorras, Delibasic…, pero según estos se fueran extinguiendo firmaría exclusivamente a jugadores rusos para promocionarlos en España, un poco como hace el Udinese con el Granada”, concluye la fuente. Una segunda razón estaría relacionada con el interés por ver al Real Madrid y al FC Barcelona en Moscú sin tener que esperar a la Liga de Campeones, pero este último punto no ha sido confirmado por este diario.

<