Principal > General > Carlos de la Vega: «Sinceramente pensé que me había roto»

Carlos de la Vega: «Sinceramente pensé que me había roto»

Después de las pruebas realizadas este pasado lunes a Carlos de la Vega, finalmente se ha rebajado la gravedad de la lesión que le colocaba directamente en el dique seco: no sufre rotura fibrilar en el abductor sinó una pubalgia con cuadro de dolor intenso.

Tras la resonancia magnética el propio jugador describía para Rayo Herald el alcance de su lesión. «Afortunadamente no hay rotura; son molestias en el pubis que las trataremos fundamentalmente con anti-inflamatorios».

El cuerpo médico del Rayo Vallecano no se ha aventurado a poner fecha a la vuelta del lateral, ya que lo principal es terminar el tratamiento para rebajar el dolor. «Es muy incómodo porque sientes pinchazos en la zona y te limitan bastante los movimientos, pero hasta que no disminuyan esas molestias no puedo volver a entrenar», confirmaba el propio De la Vega.

Sobrecarga en un giro

Una jugada fortuita mediada la primera parte del Rayo-Universidad provocó la sobrecarga en la zona y la sustitución del 16 rayista. «En un momento puntual hice un giro y noté un estiramiento. Cuando quise reaccionar me dió un pinchazo terrible y pedí el cambio porque no podía seguir; sinceramente me asusté porque pensé que me había roto».

Ya desde la pasada semana el lateral arrastraba molestias que le impedían entrenar con normalidad. «El jueves y el viernes directamente no entrené. Sin embargo, en la sesión del sábado el doctor me aplicó anti-inflamatorio y lo hice con toda normalidad. Mel me preguntó como iba y le transmití sensaciones positivas, así que terminé jugando».

Lo principal, recuperarse y no forzar

Ansioso por reincorporarse al trabajo con el resto de la plantilla, el lateral es plenamente conciente de que lo que prima es la recuperación y no forzar. «Es por el bien del equipo; no quiero estar al 40% cuando hay compañeros que están en perfectas condiciones para jugar, pero al final eso depende del médico y del entrenador».

En cualquier caso el jugador no espera que el periodo de recuperación se alargue más allá de cuatro o cinco días. «No creo que sea tan grave como para perderme el final de liga. Le he dicho al doctor que haga todo lo que tenga que hacer; quien sabe, todavía juego el domingo contra el Vecindario», comentaba entre risas.

<