Principal > Perfiles > Hélder Postiga, regresa la mejor versión del gol
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Hélder Postiga, regresa la mejor versión del gol

Cuando muchos pensaban que apenas quedaba fútbol en las botas de Hélder Postiga -2 de agosto de 1982, Oporto- y que su carrera se encontraba en declive, va el portugués y nos sorprende con su mejor inicio goleador en muchos años. Concretamente desde que en 2006 fuera la referencia atacante de un Oporto que venía de ganar la Champions unos años atrás.

Siete goles en catorce jornadas no son ni mucho menos cifras de escándalo, aunque sí números notables para un jugador que nunca ha destacado por su registro anotador pero que siempre ha tenido hueco allá donde ha estado.

Promesa portuguesa

Nacido en Oporto, fue precisamente el equipo más importante de esta ciudad costera el que le formó como futbolista desde que era un crío. El mismo año que debutó con el primer equipo, en 2001 y con 19 años, consiguió participar en muchos partidos de liga, aunque casi siempre partiendo desde el banquillo. Aún así, acabó la temporada como tercer máximo goleador de la plantilla por detrás de nombres como Deco y Benni McCarthy.

Sus actuaciones bien se merecieron el premio de la titularidad, que finalmente obtuvo la campaña siguiente. El resultado, el mejor año goleador de Postiga con 14 tantos y la consecución de un triplete histórico para el Oporto con Liga, Copa y Copa de la UEFA.

Sus peores años

En ese momento, el portugués era uno de los delanteros europeos más perseguidos. El destino le llevó al Tottenham, que pagó nueve millones de euros por su fichaje, pero la temporada del jugador fue realmente decepcionante. Además, la mala suerte quiso que precisamente el año que abandonó el Oporto éste se proclamara campeón de Europa por segunda vez en su historia.

Postiga regresó a casa, donde le recibieron con los brazos abiertos y comenzó a tener protagonismo en la selección nacional, pero no volvió a ser el mismo. Alternó campañas en Saint-Étienne, Oporto y Panathinaikos en los siguientes tres años, antes de despedirse definitivamente de club que le vio crecer y firmar por otro histórico de la liga portuguesa: el Sporting de Lisboa.

En las tres temporadas que permaneció en el conjunto de la capital se mantuvo en su línea aportando trabajo, sacrificio y compromiso, pero sin destacar en la faceta goleadora. Aún así, seguía siendo la referencia de una selección portuguesa que, tras la retirada de todo un símbolo como Pauleta, había decidido confiar su futuro en Postiga.

Vuelven los goles

Le costó arrancar en su primer año con el Zaragoza y cerró el curso con nueve goles –uno de ellos de bonita factura frente al Rayo Vallecano-. Ahora, Hélder Postiga parece vivir una segunda juventud en la que ha recuperado la frescura de años antes y ha pasado a formar parte de la columna vertebral del Zaragoza de Manolo Jiménez.

0 comments
<