Principal > Primer Equipo > Un despiste más, tres puntos menos
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Un despiste más, tres puntos menos


El Rayo Vallecano sucumbió en su visita al Osasuna. Los de Paco Jémez pagaron muy caro el despiste general de la línea defensiva a los 5 minutos que sirvió para que Kike Sola marcase el único gol del encuentro. A pesar de ser mejor que los navarros, el equipo franjirrojo fue incapaz de remontar.

Un único error que cuesta muy caro

Que el fútbol da y quita sin importar merecimientos quedó muy claro en el césped de El Sadar. Los franjirrojos, en esta ocasión con la tercera equipación azul, sufrieron una amarga derrota al comprobar cómo sus esfuerzos por marcar ante el Osasuna se esfumaron constantemente. De nada sirvió el formidable partido firmado por Chori Domínguez, Nacho o Gálvez, que tuvieron que remar contracorriente desde el minuto 5.

Kike Sola aprovechó el mayor desajuste de la zaga vallecana en todo el encuentro. El punta osasunista se plantó cerca de Cobeño para colocar el balón en la escuadra y dar el único y definitivo golpe al conjunto visitante. Y hasta ahí la única propuesta ofensiva de los de Mendilibar en todo el encuentro con una excepcional doble ocasión que salvó Cobeño ante Cejudo y Armenteros ya en la segunda parte.

Ocasiones para empatar antes del descanso

Lejos de incordiar en el planteamiento visitante, el gol solo supuso un lastre en el marcador para los franjirrojos, que llevaron todo el peso del partido. El peligro no se definió en ocasiones muy claras, aunque Piti fue uno de los que más incordiaron a Andrés, quien tuvo que intervenir a los 8 minutos para evitar el empate.

El mediapunta catalán volvió a rozar el empate con una falta envenenada desde la banda derecha que por poco no remata Gálvez. Ya en la segunda mitad estuvo cerca de nuevo al revolverse en el área y rematar desviado por centímetros.

El partido siguió esta misma tónica en la segunda mitad. Chori Domínguez se hizo dueño del juego de construcción rayista acompañado por algún latigazo de Leo. Ante ellos Arribas en defensa y Loe y Oier en la medular redoblaron sus esfuerzos para frenar las incursiones rayistas.

A la vista del resultado tuvieron un éxito que en líneas generales también mantuvo el colegiado Delgado Ferreiro, a quien sí hay que reprochar el no pitar un penalti por clara mano de un jugador del Osasuna a los 4 minutos del partido, acción que podría haber cambiado el devenir del partido. Evidente e involuntaria a partes iguales, la mano dejó patente la desigualdad de criterios entre los árbitros españoles y que se lo pregunten si no a algunos defensores vallecanos, quienes hace apenas unas jornadas sí fueron castigados por motivos exactamente iguales.

Los cambios no surtieron efecto

Mas no fue excusa el puntual fallo arbitral. El desacierto de cara a la meta de Andrés y la escasa profundidad de la plantilla ayudaron en la derrota. Delibasic y Lass sustituyeron a Trashorras y Mudo Vázquez en la segunda mitad, pero su intervención en el encuentro fue invisible a pesar de estar frente a un equipo que desplegó un juego ramplón y que demostró a todas luces por qué se encontraba hasta esta jornada en puestos de descenso.

El Zaragoza será dentro de algo más de una semana (lunes 12 de diciembre para más señas) quien examinará de nuevo a un equipo consistente en su planteamiento, débil en su línea defensiva y racheado a la hora de acertar de cara a gol. En Pamplona se vivió la versión menos efectiva, pero en lo positivo hay que remarcar cómo este Rayo supo llevar al límite su capacidad con una idea atacante que siempre es bienvenida.

Osasuna: Andrés Fernández, Damiá, Miguel Flaño, Arribas, Nano, Oier Sanjurjo, Raoul Loe, Cejudo (Lamah, m. 66), Armenteros, Sisi (Llorente, m. 34) y Kike Sola (Timor, m 62).

Rayo Vallecano: Cobeño, Tito, Gálvez, Amat, Nacho. Javi Fuego, Domínguez, Trashorras (Delibasic, m 69), Piti, Vázquez (Lass, m. 81) y Leo Baptistao.

Goles: 1-0, m. 5: Kike Sola supera a Cobeño en jugada individual.

<