Principal > Perfiles > Iago Aspas, presente del Celta y… ¿futuro?
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Iago Aspas, presente del Celta y… ¿futuro?

Su edad, su futuro y, sobre todo, su fútbol son razones más que suficientes para pensar que los próximos años de la carrera futbolística de Iago Aspas Juncal -1/8/1987 Moaña, Pontevedra- se sitúan bastante lejos de Balaídos. A la afición celtiña sólo le queda aferrarse a la más de media vida que el canterano lleva puesta al servicio del conjunto vigués para que los sentimientos pesen y el jugador no abandone el barco. La cosa se antoja difícil.

Criado en Vigo

Decimos más de media vida porque Iago Aspas se presentó en las instalaciones de entrenamiento del Celta con apenas ocho años dispuesto a ser uno más del grupo, algo que no le costó mucho. Los destellos de clase a cargo de una zurda prodigiosa convencieron a los técnicos de la cantera, que vieron en Aspas un diamante por pulir.

Creció y maduró a buen ritmo, pero su progresión se detuvo inesperadamente tras su llegada al Juvenil. La escasa confianza del entrenador forzó a Iago, que se sentía un hombre importante, a cambiar de aires. Con cierto rencor hacia el Celta se marchó cedido al Rápido de Bouzas, club que actualmente milita en Tercera División. El atacante pudo exhibir su calidad y, reproches aparte, regresó al año siguiente al club de sus amores tras una ruptura temporal.

Vuelve para quedarse

En su vuelta a casa Iago se marcó un objetivo: llegar al primer equipo para perpetuar el apellido Aspas –su hermano, Jonathan, acababa de marcharse del club-. Aunque no fue hasta 2009 cuando el joven canterano disfrutó de su primera aparición en Balaídos. El momento no parecía ser el más propicio, ya que tan sólo quedaban tres jornadas por disputarse y los de Vigo se jugaban el mantener la categoría. Aún así, Iago Aspas entró en el terreno de juego a falta de media hora, tiempo suficiente para revolucionar el partido y anotar los dos goles del equipo que le dieron la victoria frente al Alavés por 2-1 y certificaron la permanencia.

El delantero pasaba a formar parte de la historia del Celta

Todavía tuvo que esperar tres campañas más en la categoría de plata, eso sí ya con un protagonismo destacado, antes del lograr el sueño del ascenso. Lo consiguió la temporada pasada tras finalizar como segundo máximo goleador con 23 tantos y cerrar su mejor año a nivel personal. Ahora, con el escaparate que supone la Primera División, son muchos los equipos que han apuntado el nombre de Iago Aspas en sus agendas para el año que viene. Parece evidente que el mejor postor terminará por llevárselo… o no.

<