Principal > Opinión > La reflexión del filial
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

La reflexión del filial

La verdad es que no me puedo quejar. Me encuentro en la mejor etapa de mi vida. Sentimientos de orgullo me abordan al sumar años que se convierten en temporadas de madurez. La vida me ha cambiado, e incluso disfruto de una nueva casa: más grande, moderna y espaciosa, pero eso sí, sin moverme del barrio. Yo siempre he sido muy nostálgico, por eso conservo buenas vistas hacia mi antiguo hogar. Aún sigo madrugando en las mañanas de domingo para disfrutar de ese fútbol con olor a polvo, barro y cal, que durante tanto tiempo me tocó vivir.

Durante toda mi vida he permanecido a la sombra de mi hermano mayor, incluso cuando llegó a estar donde yo me encuentro en estos momentos. Hemos vivido tan pegado el uno al otro que, para diferenciarnos, decidieron colocarme una letra “B” al final de mi nombre.

Recuerdo, como si fuese ayer, aquellos momentos difíciles en los que los malos presagios campaban a sus anchas por nuestra casa. Pero nosotros, lejos de tirar la toalla, actuamos con más valentía que nunca. Con la ayuda, no solo mía, si no de todos mis hermanos pequeños, conseguimos sacar los problemas adelante. Porque si algo nos dejaron claro desde el día que nacimos, es que nuestro papel en esta vida de “pelotas” no era otro que el de aportar, formar y ayudar. Ante todo, ayudar.

A mí no me ha importado nunca estar a disposición de mi hermano. De hecho, si no hubiera sido por él, tanto yo como el resto no estaríamos donde estamos. Aún así, me recorre un sentimiento personal de satisfacción al recordar las primeras hazañas de los diferentes dioses, leyendas, reyes y mitos varios que han pasado por mi regazo y que han alcanzado la eternidad franjirroja lanzados directamente desde mis hombros.

Pero entre todos los recuerdos y nombres imborrables, hay uno que guardo en mi memoria con especial cariño. Lo de L’Hospitalet y el gol de un joven de Villaverde, fue tan solo el comienzo de un sueño que aún continúa vivo. Nunca había llegado tan alto. Por fin pude sentirme “independizado” al disputar mi primer partido en una categoría en la que no me enfrentaba a equipos de mi región. Para colmo, debuté en el Estadio de Vallecas, en el de mi hermano, ante la Universidad de Las Palmas. Nunca lo olvidaré.

Lo repaso todo con sigilo, partido a partido, gol a gol, jugador por jugador, y me invade una mezcla extraña de sensaciones que me invita a querer más. Hasta me atreví a flirtear con el ascenso a Segunda en mi segundo año de novato en la categoría. Como vengo diciendo, me encuentro en una situación de disfrute continuo. Sin ir más lejos, el Salamanca ha sido el último equipo al que me he atrevido a “pintarle” la cara. Como ellos, Albacete y Oviedo probaron de la misma medicina.

Sin embargo, más allá de triunfos sobre equipos de enjundia, lo que me hace estar verdaderamente feliz a mí y a los que me quieren, es la relación tan estrecha que mantengo tanto con mi hermano menor como el mayor, al cual le estoy sirviendo de gran ayuda en estos tiempos de escasez.

Al igual que yo, mi otro hermano, el Juvenil, también sabe cómo echarnos una mano de vez en cuando. Precisamente Juvenil está que no cabe en él de gozo. Desde siempre ha sido un tipo abierto a la multicuturalidad, y a su corta edad, ya ha conseguido colarle a un brasileño y un guineano a mi hermano mayor. Todo un logro para el chaval.

Al final, solo hacemos lo que nos enseñaron desde que empezamos a dar las primeras patadas al balón. Aportar, formar y ayudar. Y,a pesar de cualquier contratiempo que me surge de cuando en cuando, vivo feliz. En una época difícil y complicada por la hondonada económica, pero feliz, al fin y al cabo. Nunca me han tachado de pesimista, más bien de lo contrario, y es que de mayores enredos he conseguido salir. Por ello, solo me queda decantarme por un camino, y el elegido hasta ahora no me ha ido tan mal, ¿no creéis?

3 comments
alex
alex

los chavales son los que están levantando el rayo, son de los que hay que tirar en los tiempos chungos...y claramente los mejores fichajes esta temporada son ellos los que suben del filial. Enhorabuena a Nacho que se salio el otro dia contra las palmas y enhorabuena a Leo que se está saliendo partido tras partido. EL FILIAL A 2ª!

decomj
decomj

Me ha encantado el artículo. Un diez a toda esta generación de chavales que cada año nos hace disfrutar. Los que han venido, y los que vendrán.

<