Principal > Rayistas por el Mundo > Rayista en Machu Picchu
Fotografía / Pool Peña
Fotografía / Pool Peña

Rayista en Machu Picchu

La franja roja vallecana vuelve a las Américas para visitar un país en el que, curiosamente, la franja roja es conocida por otras razones: la viste la selección nacional. Pool Peña nos cuenta sus experiencias en un viaje a Perú, en el que ha conocido una de las “maravillas del mundo, el Machu Picchu”.

Llegar a Machu Picchu, un largo camino que merece la pena

Llegar a la cima de Machu Picchu, que en quechua significa ‘montaña vieja’, no es fácil. La condición física “es importante” pero el esfuerzo “merece la pena”, comenta nuestro rayista. Se trata de un viaje en el que “caminas, caminas y caminas; una auténtica odisea hasta que llegas arriba del todo”. Pero todo ese desgaste del trayecto se olvida cuando ves esa maravilla de tiempos pasados. “Te sorprende mucho cuando por fin llegas”, asegura.

Pese a que el recorrido hasta el enclave es tan largo -no en vano hay que coronar una altura de más de 2.400 metros- “la satisfacción de admirar semejante obra de arte en lo más alto hace que la paliza del camino sea lo de menos” ilustra nuestro aventurero, “para que puedas al final puedas gozar de unas impresionantes vistas”.

Perdona, ¿esa es la camiseta de Perú?

La coincidencia de la elástica franjirroja vallecana con la de la camiseta de la selección nacional de Perú era una de las anécdotas que nuestro ‘Rayista por el Mundo’ esperaba de su viaje.

Como él mismo se esperaba, “al pasear con la camiseta de mi rayito hubo un hombre que me preguntó: perdona, ¿esa es la camiseta de la selección?”. La respuesta fue un no. “Le dije que es la camiseta del Rayo Vallecano” a lo que acto seguido el turista vuelve a la carga: “¡ah! ya, Fernando Llorente…”. En ese momento la paciencia se le acabó y le contestó en voz alta: “No, perdona, Piti, Delibasic, Trashorras…”, ríe.

Pero fue algo que se tomó con buen humor ya que él mismo “esperaba esa confusión”. Quizás por ello “tenia en mente desde hace mucho tiempo llevar la franja a este viaje”, sentencia Pool desde lo alto de Machu Picchu.

<