Principal > General > Respeto mucho, miedo ninguno

Respeto mucho, miedo ninguno

Es Luis Rueda uno de esos técnicos jóvenes que aportan aire fresco a un fútbol demasiado viciado en ocasiones. Después de tener la oportunidad de charlar con el técnico del Pájara Playas con motivo del partido en Vallecas, Rayo Herald repetía experiencia y entrevistaba al entrenador del equipo canario en la previa del partido del próximo domingo.

El estado de su equipo

Situado en la parte alta de la tabla durante la mayor parte de la competición, el Pájara ha perdido algo de fuelle y no se encuentra en su mejor momento del año: «Estamos pasando una mala en cuanto a resultados, pero en cuanto a la sensación de equipo yo sigo igual de satisfecho que antes. No estamos igual de acertados que en otras ocasiones pero sabíamos que íbamos a tener esta racha al igual que el resto de equipos de la competición».

Rueda asegura que su equipo nunca perdió la cabeza, siendo la permanencia su principal objetivo de la temporada: «Nunca pensamos que teníamos que estar en los puestos de ascenso. Tenemos los pies en la tierra y fuimos con la humildad de nuestro presupuesto que es uno de los más bajos del grupo».

El técnico tiene claro que la consigna para sus hombres es ir partido a partido, sumar los puntos necesarios para asegurar la categoría y seguir disfrutando del momento: «La idea del equipo es no fijarse en la clasificación. Ni nos daba vértigo por estar segundos ni nos da miedo ahora que estamos un poco más abajo, en cualquier momento con una victoria nos volvemos a enganchar arriba. Nos interesa conseguir cuanto antes los 44 puntos que nos hacen falta para jugar con más tranquilidad y a partir de ahí jugaremos con más tranquilidad».

El Rayo Vallecano

Luis Rueda no duda en destacar las virtudes de un Rayo Vallecano al que considera claro aspirante para el ascenso. Conversando con él sobre el futuro del Rayo a corto plazo, sorprende el optimismo con el que analiza lo que queda de temporada para los vallecanos.

«El partido del domingo lo vemos difícil, nos visita uno de los gallitos. El Rayo va a estar entre los cuatro primeros salvo desastre monumental porque tanto por presupuesto, plantilla y organización está preparado para ello. Creo que el Rayo va a pegar un sprint y fuerte, es un equipo con muchas cosas que aunque parece que no tiene la misma capacidad dentro que fuera de casa».

«Creo que a la gente del Rayo le espera un muy buen final de temporada y que va a llegar a la liguilla en unas condiciones excelentes, aunque espero que sea después de este fin de semana», repetía en su análisis del conjunto vallecano.

Sin embargo, el joven entrenador avisa sobre la manera en la que su equipo afronta los partidos de casa. Rueda tiene claro que su equipo debe sumar en casa y huye de cualquier tipo de planteamiento conservador en su propio terreno.

«En nuestra casa es dífícil que vayamos a esperar a alguien. En casa sólo hemos perdido un partido en toda la temporada frente al Depor B, uno de los mejores equipos de la competición. Tenemos una responsabilidad muy grande y en casa tenemos muchísima personalidad, tenemos las ideas muy claras y sabemos que aquí está nuestra posibilidad de quedarnos en la categoría».

Respeto sí, miedo no

Por último y después de recordar la fortuna con la que su equipo se llevó los tres puntos de Vallecas, el técnico deja fuera cualquier tipo de temor ante la visita de un equipo teóricamente superior al suyo. «No tenemos miedo a nadie, aunque tenemos un respeto increíble al Rayo Vallecano y sabemos que para ganar tenemos que hacerlo muy bien y que a ellos no tanto. A igualdad de condiciones tienen mejor equipo que nosotros y más calidad que nosotros, ellos son un equipo diseñado para los playoff y nosotros para salvar la categoría».

Rueda finalizaba la entrevista en tono optimista de cara a un partido para el que podrá contar con prácticamente la totalidad de sus hombres: «Con nuestro juego intentaremos que esa diferencia no se note y que con nuestro trabajo y humildad ellos no puedan desarrollar su juego y ponerlos en la mayor dificultad posible».

<