Principal > Primer Equipo > La candidez defensiva propició el descalabro en Cornellá
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

La candidez defensiva propició el descalabro en Cornellá

Un año más el Rayo Vallecano se dejó los tres puntos en Cornellá-El Prat contra un Espanyol que partía desde el último puesto en la tabla clasificatoria. Dos equipos frente a frente con un mismo sistema táctico 1-4-3-2-1, pero con un planteamiento de juego muy diferente.

Abu y Gálvez, titulares

Las bajas obligaron a Paco Jémez a dar una oportunidad en el mediocentro al ghanés Abu (58 minutos de juego) que acompañó a Javi Fuego en una tarde en la que ambos tuvieron poco protagonismo en el juego de los franjirrojos. Atrás, una defensa de cuatro con Casado, Gálvez, Labaka y Tito que no pudo superar el desafío constante de los locales. Con Verdú (2 goles) a la cabeza, los atacantes del Espanyol pusieron en serias dificultades a la zaga vallecana en demasiadas ocasiones (7 tiros a puerta, 6 fuera de los tres palos).

Tal y como sucediera en Valladolid, el Rayo Vallecano empezó el partido con fuerza, inaugurando el marcador en el minuto 11 con una rápida jugada de Léo Batistao (2 goles en Cornellá, 4 esta temporada). El empate vino propiciado en el minuto 36 por un incomprensible error de Labaka (expulsado en la segunda parte por primera vez como franjirrojo) a la hora de poner el balón en juego.

El regalo fue aprovechado por el jugador más destacado del RCD Espanyol. Verdú, que fue una pesadilla constante para los franjirrojos, superó a Rubén sin mayores dificultades. Hasta ese momento el Rayo dominaba el juego, pero a raíz de ese error el partido dio un giro hacia las imprecisiones avalado por el poco acierto de ambos equipos.

Pesadilla en el descuento

La segunda parte comenzó sin cambios previos en ninguno de los dos equipos. Un nuevo fallo defensivo de Labaka en el despeje -precedido de una posible falta a Gálvez y acompañado de un posible fuera de juego de un ataque que obstaculizó la visión de Rubén bajo palos- propicio el 2-1 en el marcador. Entre el barullo apareció Verdú para aprovechar el desbarajuste rayista dentro del área. En este momento Jémez introdujo un cambio, dando minutos a Trashorras (4º partido en el que sale desde el banquillo) en detrimento de un inexistente Mohammed Abu.

Los visitantes volvieron a tomar el control del juego y el protagonismo se desplazó al colegiado del choque. Raúl Rodríguez tocaba el balón con la mano dentro del área, pero eixeira Vitienes no indicó la pena máxima, desquiciando a los jugadores rayistras que protestaron enérgicamente. Un minuto más tarde, tras un zig-zag del Chori Domínguez, Léo Batistao conseguía el empate a dos cuando el marcador señalaba el minuto 62 de juego.

Pero lo peor para los de Paco Jémez estaba por llegar. La rigurosa expulsión de Labaka -tras una acción exagerada por Javi López- fue el anticipo del descalabro vallecano. A pesar de los balones en largo y de la entada de Rodri por Chori, el Rayo Vallecano no fue capaz de aprovechar los nervios de un Espanyol que también se quedó con un hombre menos por la expulsión de Colotto.

Los franjirojos (52% de posesión frente al 48% del RCD Espanyol) sufrieron un castigo excesivo según los méritos acumulados por ambos conjuntos durante el partido. Stuani (primer gol de la temporada) dio los tres puntos a los periquitos gracias a un certero cabezazo en el minuto 92.

Vanessa Niño (@Neskavk) es una vallecana de pura cepa, Técnico de Sonido, Entrenadora de Fútbol y Técnico Superior en Actividades Fí­sicas y Deportivas. Actualmente trabajando en Telemadrid y entrenando en el Vallecas C.F. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.
<