Principal > Opinión > Ración de pupila
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Ración de pupila

No soy original arrancando y cerrando mis breverías con menciones al eterno capitán. Tampoco aporto nada nuevo repasando sus logros sobre el campo en cualquiera de las divisiones y competiciones en las que defendió la franja roja con el ocho a la espalda. No descubro gran cosa diciendo que en el pasado reciente ha tenido que parar los pies a más de uno que, en lugar de agradecer los privilegios otorgados, mezclaba en la misma frase las palabras mierda y Rayo Vallecano con demasiada frecuencia. Menos original sería hablando de Andorra, Moscú o Burdeos. Homenaje.

Sí hay quinta mala

En muchas ocasiones, mi obsesión por usar la pupila, con mayor acierto aún que la espada, me hizo parecer excesivamente meticuloso. En otras muchas me salvó el pescuezo. Atender a los detalles, cuidar con esmero cada elemento que está bajo tu control y disponer tus armas de la forma más eficiente posible es el único camino para sobrevivir en las trincheras. Que tu mejor y único central acreditado sume cuatro tarjetas cuando está obligado a guardar descanso la próxima semana es un descuido que mi pluma puede, quiere y debe castigar. Amat no volverá a vestirse la franja roja hasta final de mes, con el FC Barcelona de por medio y una gran posibilidad de ver la quinta. No regresará de facto hasta mediados de noviembre contra el Celta de Vigo. Fallo.

En la taberna hay raciones

Más sobre lo que mis desgastadas pero siempre vigilantes pupilas han registrado en las últimas semanas. Con las labores de mi pequeño escondrijo bien hechas desde primera hora de la mañana, los días de partido paseo por los alrededores de Vallecas, disfrutando de cada gesto de la gente, interpretando el aroma del barrio como bien merece.

Para mi sorpresa, después del entrenamiento matinal, veo como nuestros jugadores se marchan a casa para reponer fuerzas. Aunque el partido sea a las cuatro, cada uno se busca las habichuelas, y hablo literalmente de judías y otras legumbres, como puede. Ni me gusta ni me disgusta esta política, asumo condicionada por los gastos del hotel de marras para preparar los encuentros. Solo puedo decir que en la taberna hay raciones y tengo mano en la cocina, por si hace falta preparar algo ligero de última hora. Manduca.

El partido

Corazón, orden y concierto. Con poco más que voluntad y buena colocación al Rayo Vallecano le dio para sumar tres puntos, que no son pocos, ante un rival directo por evitar el descenso. El espíritu de Piti y familia, el desborde de José Carlos y cierta cordura desde el banquillo fueron suficientes para que Vallecas curase las heridas abiertas en Valladolid. La daga queda en el armario cuando se afrontan los envites de semejante manera, más allá de la poca brillantez de la actuación semanal. Tres de siete son muchas victorias. Camino.

Otros sentidos

Me importan un bledo los puntos que lleve en la tabla el filial. El trabajo de la cantera no se mide en clasificaciones, sino en el número de puertas, en el fútbol y en la vida, que se abren para un grupo de chavales en proceso de formación. Si la pupila casi nunca me falla, no le anda a la zaga mi olfato. Un tufillo peligroso alerta a los pelos de mi nariz cada vez que me paso a ver cómo andan las cosas por la Ciudad Deportiva. Lo de la Copa ha sido un aviso y lo de la Liga sigue este domingo en Fuenlabrada. Veremos si con reacción o confirmación de los errores. Formación.

Me pongo serio

Me pongo serio para el cierre, y no hablo de la vergüenza de tener en nuestra casa un marcador apagado noventa minutos en un partido de Primera División. Vallecas rinde homenaje a Míchel y mis compañeros de frasca, rayistas de muchos lustros y alejados de las diabólicas tecnologías, no saben qué ha sido de él. Silencio administrativo en el Rayo Vallecano, que no ha reportado ni estado, ni tareas, ni reconocimiento sobre una de las leyendas más grandes de la entidad. El techo de los despropósitos se sigue elevando de manera incomprensible.

Un verano y cuatro partidos en casa han tenido para que los abonados de toda la vida aplaudieran a su eterno capitán. En Primera, en Segunda, en Segunda B, en la Copa y en la UEFA, en todas ellas, la camiseta con el ocho a la espalda ha visto crecer a un niño hasta convertirse en un pilar de la historia del Rayo Vallecano. Mi pupila se queda con su golpeo. Mi retina con su sonrisa. Gracias.

9 comments
Rayista1981
Rayista1981

matirayo, Michel es un jugador leyenda del Rayo, no se que pinta aquí ni Raúl, ni el madrid, para hablar de ese equipo y ese jugador hay otros foros.

Jan
Jan

Suscribo todas y cada una de las palabras de ADRV'1924. Acertada, como casi siempre, la columna de Quijano, pero echo de menos un mensaje de aliento para Rafa.

PAKO
PAKO

Tiene razon.

matirayo
matirayo

michel es el raul del madrid en vallekas los dos sin obtener el merecido homenaje

ADRV'24
ADRV'24

Ni una sola palabra para Rafa García...pues que bien. Te admiro Quijano, pero esta semana es igual de importante para Míchel que para Rafa, cuyo futuro futbolístico pende de un hilo. No habría venido nada mal algún mensaje de apoyo... Pd.: ni una sola mención, tampoco, para Mikel Labaka o Deli que fueron de lo mejor y más destacado del pasado partido. Se te ve el plumero Quijano...

Pinkas
Pinkas

Es una vergüenza!!

jimmyhop
jimmyhop

Lo de Michel es tan claro como lo de Movilla, Diego Benito, Cobeño, etc... Es uno de los que denunciados por Tebas por el tema de las primas del ascenso, se los ha ido cargando poco a poco, y alguno queda por el bien del club. Así que mientras Tebas siga en la sombra de las decisiones del club olvidaos de homenaje.

josevk
josevk

Podias ser mas crítico con la falta de reconocimiento de nuestro capitan """"MICHEL I DE VALLEKAS"""", por parte del CLUB. Se merece un homenaje en el campo a lo grande, en un partido con el campo repleto. HOMENAJE YA

<