Principal > Cantera > El Rayo B se queda sin gasolina ante el Marino
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo B se queda sin gasolina ante el Marino


Gran primera parte del filial rayista que consiguió marcharse al descanso con dos tantos de Rubén Ramiro. Acortó distancias el Marino de Luanco en los minutos finales gracias a un penalti que dejó coja la defensa del conjunto vallecano por la expulsión de Gabri. En el último suspiro, los asturianos igualaron el resultado tras sacar partido de una jugada a balón parado.

Brillante primera parte

El partido del Rayo Vallecano B ante el Marino de Luanco recuerda al símil de un piloto de carreras que, después de dominar buena parte del recorrido, ve como a su vehículo a pocos metros de la llegada, comienza a quedarse sin gasolina, obligándole a bajarse del auto y empujar, echando por tierra la ventaja adquirida e intentando cruzar, agotado, la línea de meta.

Se quedan sin dueño dos puntos que durante buena parte del partido merecieron llevarse los de Vallecas. Desde el inicio se pudo ver en las filas rayistas un equipo peleón, comprometido y veloz. La presencia de Rubén Ramiro, que volvía a vestirse de corto tras una semana parado, fue crucial en una primera parte en la que destacó marcando los dos tantos para los franjirrojos.

Al joven canterano, también se le sumaron los regresos de los pesos pesados del equipo como Isma, muy seguro bajo palos, Jorge Sáez, que ocupó una posición más retrasada por la suplencia de Cuerva, y Nono, que fue el futbolista más destacado del partido. Quizás si su chispa se le hubiese contagiado al resto, los tres puntos se hubieran quedado en la Ciudad Deportiva.

La expulsión fue el detonante

Con el encuentro medianamente encarrilado en el descanso y con el Rayo mostrando una buena imagen, ninguno de los presentes en la Ciudad Deportiva se esperaba la reacción del cuadro visitante. Pero el equipo que dirige Quirós nunca perdió la cara al partido. Los asturianos se guardaban un as en la manga y con más oficio que un fútbol atractivo, supieron como jugar sus bazas en los minutos finales.

La expulsión por segunda amarilla del defensor mexicano, Gabri, y el consecuente penalti que transformó Álex Arias, dio alas a la escuadra luanquina. A falta de cinco minutos para el final, los nervios se instauraron en las piernas de los jugadores del Rayo Vallecano B que vieron revolotear a los fantasmas del día del Getafe B.

No le sirvió al Rayo mantener sus líneas juntas tras la expulsión de Gabri. En el último suspiro del partido y provocando errores de marca en la defensa franjirroja, Mario sustituyó a Nono. Un cambio tardío en una jugada sin posesión donde el Marino supo sacar provecho del barullo de jugadores formado en el área rayista para que Jonathan, que no llevaba mucho tiempo sobre el césped, pusiese el tanto de la igualada para los asturianos.

No dio tiempo para más. Todo el buen trabajo del primer tiempo se fue por la borda tras afrontar otra mala recta final de partido. Se quedó sin combustible el Rayo B, marchándose con un punto y con el ingrato recuerdo de la cantidad de ocasiones desperdiciadas que bien podrían haber deparado un final más alegre.

Rayo Vallecano B: Isma; Rober, Gabri, Alcañiz, Nacho; Jorge Sáez (Cuerva 84′), Chevi, Nono (Mario 91′), Rida (Thiombane 80′), Rubén Ramiro, Mesa.

Marino de Luanco:Rafa Ponzo; Cuenca, Álex, Omar, Castaño (Daniel 60′), Alberto, Álex Arias, Pablo Hernández, Juanma (Diego García 60′), Adrián (68′), Robert.

Goles: 1-0 min.28 Rubén Ramiro aprovecha un rechazo del portero; 2-0 min.41, Rubén Ramiro remata a placer; 2-1 min.84 Álex Arias transforma un penalti cometido por Gabri; 2-2 min.92 Jonathan empalma un balón suelto en el área.

Árbitro: Varón Aceitón (comité balear). Expulsó a Gabri por doble amarilla (68′ 82′) y amonestó a Isma y Alcañiz.

<