Principal > Opinión > Fútbol Moderno
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Fútbol Moderno

El de las teles, el de los horarios, el de los jugadores de aquí y de allá; el de todas las razas, pero menos sabores. Rezan las gradas de toda Europa… “No al fútbol moderno”. Hay hasta colores que han dado la vuelta al mundo y se identifican contra su imparable implantación. Los dólares, los euros y las libras lo promocionan. Las gradas románticas lo sufren.

Hay que odiarlo, pero comprenderlo. Supongo que todo es más fácil asi eres un grande. Quiero decir, si ganas aunque pierdas en el campo. Gestión de empresa.

Pero hay otro fútbol moderno que no queremos querer. Tampoco en Vallecas. Es el de la nueva cultura del espectáculo. Vive deprisa. La verticalidad, la presión, el choque y el tren de mercancías. Carreras de 50 metros que acaban en zambombazo perfectamente orientado a la escuadra. Bang, bang! Vas perdiendo 4-0 y no te han tirado ni un caño. Eso sí, extrapoladas, las velocidades de los laterales son de marca mínima de campeonato nacional de atletismo.

Antes no pasaba. Ni con Franco, ni con la Transición. Es un fenómeno del siglo del iFútbol. Del siglo XXI camino al del XXII. La perfecta fusión entre atleta y futbolista que ha tardado más de la cuenta en explotar en el balompié. Y como siempre, pagamos los mismos.

Los que venimos de atrás ahí estamos. Pensando en que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Que un equipo de jugones tiene sitio en una Primera de atletas. Románticos. Fans incondicionales del regate en una baldosa, más que del muslo de acero. Pero aún no sé si obligados por los tiempos que corren o por ideología.

Querríamos ganar y por ello, peleamos. Corremos 90 minutos para que no se nos pueda decir que nos falta corazón. Y al final, suele ser una guerra perdida, contra los horarios, contra los contrarios. Otra temporada que somos los más valientes. Jugamos los lunes y no llegamos a las líneas de fondo antes que ellos. Pero esto es Vallecas y otro fútbol no es imposible.

<