Principal > General > Ni regalos ni carbón

Ni regalos ni carbón


Los Reyes Magos dejaron plomo del bueno a todos aquellos que se acercaron a Butarque para presenciar el primer partido del año entre Leganés y Rayo Vallecano. Los locales no pudieron ni supieron inquietar la meta de Tete, mientras que los rayistas no fueron capaces de encontrar el camino del gol en un terreno de juego más propio del fútbol playa que de otra cosa.

Dominio territorial sin ocasiones

El conjunto dirigido por Pepe Mel -esta vez desde la grada obligado a cumplir una sanción arrastrada desde el partido de Pasarón- dominó la primera mitad sin excesivas complicaciones, aunque no llegó a generar ocasiones claras sobre la meta del guardameta Emilio.

El conjunto local únicamente inquietó a los visitantes con un lanzamiento lejano de Landaburu que fue bien repelido por un siempre bien colocado y atento Tete. Alguna cabalgada aislada de Collantes por la izquierda y un remate de cabeza de Míchel a centro de Miguel Albiol fueron las únicas notas destacadas de una primera mitad en la que el fútbol brilló por su ausencia.

Dos ocasiones claras en la segunda mitad

La intensidad subió ligeramente tras la reanudación. El Leganés incrementaba tímidamente sus niveles de ambición, pero se bloqueaba de manera preocupante a la hora de encarar a la defensa rayista.

El Rayo también se animó un poco en la segunda mitad, gozando de un par de ocasiones claras para llevarse los tres puntos. La primera de ellas llegó en el minuto 62, cuando un balón a la espalda de la defensa era aprovechado por la rapidez de Collantes. El esférico caía en la pierna derecha de Piti con la portería totalmente vacía, pero el delantero no acertaba a introducir el balón entre los tres palos.

Pachón se incorporaba al juego en la habitual salida del campo de Rubén Reyes. Corrían los mejores minutos de juego para un Rayo Vallecano que aprovechaba el bajón físico de los de David Gordo. Albiol pecaba de egoismo en una clara jugada por la derecha y Mel movía ficha incoroporando a Cubillo en lugar de Collantes.

Por aquel entonces el Leganés estaba más que contento con el punto del empate. El último cuarto del encuentro transcurría con el querer y no poder de un Rayo que iba a tener la segunda oportunidad clara del partido en los compases finales del partido. Una buena combinación entre Pachón y Miguel Albiol terminaba en la pierna derecha del capitán Míchel, marchándose el balón por el mismo sitio que lo había hecho el remate de Piti veinte minutos antes.

Con la única emoción de lo incierto del marcador concluía un encuentro marcado por el lamentable estado del terreno de juego. Final de una primera atípica primera vuelta del Rayo Vallecano que encadena muchas semanas sin perder pero que se dejó en Butarque dos puntos importantes para la lucha por los puestos de cabeza.

Leganés: Emilio, Gustavo, Alberto Negral, Mario Fuentes, Garrido, Juli (Carlos Martínez 82′), Landáburu, Aguilera, Berodia (Monasterio 59′), Javi Vicente (Abraham 75′)

Rayo Vallecano: Tete, Carlos de la Vega, Amaya, Baquero, Llorens, Enguix, Rubén Reyes (Pachón 62′), Míchel, Albiol (Jonathan Álvarez 83′), Collantes (Cubillo 75′) y Piti.

<