Principal > General > El Rayo podría ceder jugadores de la primera plantilla al equipo femenino

El Rayo podría ceder jugadores de la primera plantilla al equipo femenino

Esta noticia ha sido redactada por Rayo Herald exclusivamente para el Día de los Inocentes. La información contenida en ella es absolutamente falsa y no debe ser tomada en serio bajo ningún concepto.

El Rayo Vallecano de Madrid estaría estudiando la posibilidad de reforzar su equipo femenino con aquellos jugadores de la primera plantilla que actualmente están contando con pocos minutos en liga. Esto sería posible gracias a una técnica experimental que permitiría un cambio de sexo transitorio de entre dos y cuatro meses de duración.

Esta decisión se habría tomado como respaldo a la excepcional trayectoria de las féminas este año, en el que el campeonato de la Superliga parece estar más a mano que nunca. A falta de los detalles finales, tanto la terapia con la cesión se llevarían a cabo en la recta final del campeonato liguero, donde la aportación de estos jugadores podría dar mayor consistencia al bloque de Martínez Losa.

Esta innovadora terapia génica ha sido desarrollada en los laboratorios suecos Dårhus por el equipo del doctor Mattias Sammuelson y ya habría sido requerida por varios clubes a lo largo de la geografía europea, debido sobre todo a que no estaría contemplada dentro de la lista de sustancias dopantes de la FIFA.

Preguntado por la viabilidad de este proyecto, el doctor Sammuelson afirmó que «está completamente probado y que no existe ningún riesgo para la salud», ya que «se inspira en un principio que se da naturalmente en el mundo animal». Al parecer se basa en el denominado cambio genotípico, por el cual ciertas ranas de las selvas amazónicas mutan su sexo en condiciones extremas de reproducción.

Vacío legal y sus precedentes

Como se desprende de la lectura de la normativa de la RFEF, se prohíben las competiciones mixtas a partir de la categoría infantil. Sin embargo, no existe ningún epígrafe que prohíba explícitamente a un jugador que se haya sometido a un cambio de sexo jugar con un equipo inscrito en una competición de su recientemente adquirida sexualidad.

«Este vacío legal se encuentra en los reglamentos de muchas federaciones europeas con la alemana, la letona y la propia federación sueca», matiza el doctor Sammuelsson. «De hecho se ha dado el caso de jugadores checos que participaron en la última Eurocopa femenina después de haber seguido nuestro tratamiento».

Los jugadores a los que hace referencia el facultativo son efectivamente Damek Ctirad, Viktor Rickena y Milan Zdenek, actualmente militando en el Ergotelis FC cretense, el FK Baník Sokolov y el SK Kladno checos respectivamente.

Según las fichas proporcionadas por los propios laboratorios, la duración del programa em-Dårhus fue de dos semanas, mientras que el retorno natural al sexo masculino se produjo completamente a las veinte semanas.

Durante el punto álgido de la terapia, las jugadoras pudieron acreditar completamente y sin ninguna duda su feminidad. Más aún, Milan Zdenek -inscrita como Milana Zdeneka- fue una de las máximas goleadoras del combinado checo y dejó en él «grandes amigas que todavía conserva».

Un tratamiento de ida y vuelta

Pero no sólo se produciría esta migración hacia el fútbol femenino. También han sido varias las jugadoras que se han interesado por esta técnica para poder demostrar sus habilidades en ligas masculinas de la talla de la Segunda, la Serie B o la First División inglesa.

«No descartamos un desembarco masivo de jugadoras en los próximos años», indica Sammuelsson. «La calidad del fútbol femenino ha crecido enormemente y nos encontramos que autenticas magas del balón desean competir como hombres en el mundo masculino de las divisiones profesionales del fútbol europeo».

No es descartable por tanto encontrar que los quebraderos de cabeza de Pepe Mel se vean agravados al montar un dibujo de ataque, cuando además de los acreditados Pachón, Piti, Diego Torres y Mauri tenga también disponibles nombres tan solventes como los Natalia, Sonia o Jade.

<