Principal > General > Vacaciones merecidas

Vacaciones merecidas


Cuando Paul Van Hints, ex jugador belga, sacó la bola que ponía «Rayo Vallecano – Spain», colocó a nuestro equipo en la ronda previa de la UEFA. Muchos ya se sabían el equipo casi de memoria.

Eran los Keller, Alcázar, De Quintana, Mingo, Glaucio, Poschner, Míchel, Cembranos, Bolic y Bolo. Más de siete años después, y con el Rayo en el infierno de la 2º B por cuarto año, parece que por fin tenemos un once que los rayistas empiezan a repetir de carrerilla: Tete, De la Vega, Llorens, Amaya, Albiol, Enguix, Rubén Reyes, Míchel, Albiol, Collantes y… Piti.

Si de algo ha valido el partido de hoy contra el equipo asturiano del Marino de Luanco, es para esto. Para mal de algunos -Yuma, Coke, Pachón, Jonathan- o para bien de muchos, Mel ha encontrado por fin lo que quería: un portero con garantías, centrado bajo los palos, atento y rapidísimo. Dos laterales que trabajan abajo y que llegan arriba con peligro y dos centrales que por desgracia no aguantarían otro año en el hoyo de la 2º B.

También un centro del campo con dos laterales letales en el pase de gol: Collantes y Albiol, dos medios centros de garantías como el mariscal Míchel y Enguix, un alarde de virtudes como Rubén Reyes y un «killer» del área recién llegado del ostracismo levantino: Piti.

La mejor primera parte de la temporada

El Rayo jugó seguramente la mejor primera parte de la temporada, junto con la del Fuerteventura de hace 15 días y la del Atlético de Madrid de la primera jornada. Hizo lo que quiso y cuando quiso con el que ha sido el peor equipo que ha pasado por Vallecas en mucho tiempo.

Se retiró al descanso con un 2-0 en el luminoso de Payaso Fofó, que podían haber sido tres más si no llega a ser por un larguero de zapatazo de Piti, un paradón a un tiro en escorzo de Míchel que ya se colaba por la escuadra e incluso un posible penalty a Piti.

Hubo momentos de fútbol de pizarra, de aperturas a banda, de exquisiteces varias de Rubén Reyes, de balones al hueco de la defensa, de gustarse, ante una defensa que recordó más a la rigidez de un futbolín que a un equipo de fútbol serio.

A ratos se pareció olvidar a ese Rayo inofensivo de la primera parte de Alcorcón y Lanzarote, dejándose ver ratos de fútbol de muchos quilates, de jugadores que por fin parece que están muy por encima de la categoría, y que no tendrán… no deberían tener excesivos problemas para estar en la zona de play off.

Las matemáticas no fallan

Si aplicamos al equipo la famosa media inglesa, ganar lo de casa y empatar fuera, las matemáticas no dejan lugar a la duda: 57 puntos posibles en casa, de los que ya se han perdido unos cuantos, y 19 por los correspondientes 19 empates fuera, dan un total de 76 puntos que te dejan primero de grupo allá por el mes de Mayo. Sí o sí.

Y así se encuentra el Rayo a falta de un partido para terminar la primera vuelta, con 30 puntos, durmiendo en posición de play-off empatado con el Pontevedra, a la espera de los resultados del resto de equipos del grupo. Está la expectativa de acabar la primera ronda en 33 puntos, pero ya con 4 partidos perdidos, lo que viendo el partido de hoy se presume harto difícil de repetir en los 20 partidos restantes.

El Rayo se va a celebrar la Navidad con los deberes medio hechos, de menos a más, metidos en la pomada y como ya nos dijo Amaya en Lanzarote, «con la crisis mensual ya pasada en el mes de octubre y a esperar a que la tengan los demás…».

Al equipo se le ve comprometido por la causa de nuevo, con espíritu de liderazgo en sus líneas, con varios jugadores que poco a poco se están convirtiendo en jugones: Rubén Reyes a la cabeza, un enorme Míchel a gol por partido, y al que a partir de ahora debemos llamar «El Almendro» y no Piti, por que ha vuelto a casa por Navidad y cargado de regalos.

Rayo Vallecano: Tete, Carlos de la Vega, Amaya, Baquero, Llorens (Alba, Min.76), Albiol, Enguix, Rubén Reyes (Cubillo, min.67), Míchel, Collantes (Diego Torres, min.45) y Piti.

Marino de Luanco: Guillermo, Pantiga, Jorge, Samuel Barrio, Ñoño (Viti, min.62), Quero, Invernón (Nacho Canterla, min.45), Miki Riera (Efrén, min. 45), Serrano, Rubén Suárez y Nacho García.

Goles
1-0, Min.25 Collantes de cabeza tras un encontronazo con Guillermo.
2-0, Min.43 Míchel cruza el balón ante la salida del meta luanqués.
3-0, Min.70 Piti de cabeza a pase de Cubillo.

Árbitro: Daniel Sánchez Maroto, del colegio vasco. Bien aunque dejó dos penaltis sobre Piti sin señalar.

Incidencias: Estadio Teresa Rivero. 1.800 espectadores. Noche fría para el último partido del año 2007.

<