Principal > Rayistas por el Mundo > Rayista en Buenos Aires
Fotografía / Jorge Heuck
Fotografía / Jorge Heuck

Rayista en Buenos Aires

La pasión que envuelve la franja roja es algo que, una vez te hechiza, es difícil dejar atrás. Buena fe de ello puede dar Jorge Heuck, un Rayista por el Mundo con una entrañable historia que contar. Tal y como él dice: “la vida se nutre de casualidades y de amores construidos pacientemente, que nos conmueven y se quedan para siempre”. La franja roja dio de lleno a este abogado de Buenos Aires que pese a la distancia está al día todos los detalles que rodean la actualidad del equipo.

El destino estaba en Vallecas

La historia de Jorge y el Rayo Vallecano comienza en unas primaverales vacaciones en Madrid, allá por el año 2001. “Era mi segunda vez en el viejo continente y mi fanatismo futbolero se veía frustrado nuevamente ya que el Real Madrid jugaba de visitante” relata el argentino. No le faltó tiempo para preguntar “casi con bronca” donde había un partido en Madrid, a lo que rápidamente le señalaron que “el Rayo jugaba con el Deportivo de La Coruña”, explicaba.

“Mi interés se vio incrementado al enterarme de que jugaban Valerón y un par de argentinos; si la memoria no me traiciona eran Scaloni y Dutscher”. Pero lo que más le llamó la atención fue que ese tal Rayo Vallecano “jugaba con la camiseta de mi querido River, el cual comparte mi amor futbolístico con Tigre de Argentina”, relata.

Un gol de Bolo desató la fiebre rayista

Estaba decidido: Jorge iría a ver el partido a Vallecas. “Abandoné a mis padres en su habitación y un taxi me dejó en Pasayo Fofó”, los aledaños del estadio donde confiesa “comenzó un raro encandilamiento que ya no se apartaría de mi jamás”. Ese día el termómetro de nuestro amigo “marcaba ya unos quintos de fiebre rayista cuando se vieron peligrosamente incrementados con el gol de Bolo”, evoca el bonaerense.

A partir de ese momento todo cambió: “me volví a Argentina con la primera camiseta y una permanente preocupación por la suerte de mi querido rayito”, declara. Todo lo que ha pasado en esta última década ha sido seguido con mucho interés por Jorge, desde el papel de “Doña Teresa y las angustias económicas” hasta los partidos radiados a través de Radio Libertad durante el “inacabable calvario de Segunda B”.

Todo esto desembocó en la “infartante” última jornada que “nos dejó en primera” la temporada pasada. Sin duda, son muestras que prueban que el corazón de Jorge “se encontraba sano”, comenta entre risas.

Una foto en Cuba para la nostalgia

Tal y como afirma, “solamente un imán rayista podía vincular a dos personas tan distantes y tan cercanas a la vez”. Así fue como “un inesperado amigo, en la lejana Cuba, me demostró que sí podían unirse”. De modo que Jorge Heuck volvió a vestir la “casaca del Rayo en el lugar que menos esperaba”, confiesa emocionado: “Gracias por todo, Rayo”.

5 comments
Kikin
Kikin

Muy grande esta franja, que historia mas bonita, se nota que nuestro amigo argentino es inteligente y la casualidad le llevo a ver al equipo mas familiar de madrid, casualidad que le llevo a unir a un español y un argentino en cuba, gran historia. Gracias.

Raul adrv Fprv
Raul adrv Fprv

Joder con el inesperado amigo, angelote te mueves mas q la compresa de una coja. Gran racista y mejor persona;

Vityrayista
Vityrayista

Otro mas que se contagio por la franja con solo pisar vallekas. A mi me paso lo mismo que a jorge. Este sentimiento es muy fuerte y engancha. Un saludo hermano rayista y AUPA RAYO!!!!!!!!!!!!

<