Principal > Primer Equipo > Míchel: “El Rayo Vallecano me lo ha dado todo”
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Míchel: “El Rayo Vallecano me lo ha dado todo”

Ya se ha olvidado de los noventa minutos anteriores al gol, del sufrimiento desde el banquillo, de volver a las catacumbas del fútbol. Su zurda, la misma que paseó por Europa hace ya más de una década, se sabe Vallekas de memoria, sus lágrimas, sus risas y hasta sus secretos más profundos que se llevará y no contará nunca, porque Míchel es así, es el Gran Capitán de la franja.

Hablar del gol de Tamudo es recordar una catarsis de la vida en un segundo. “Creo que ya estaba metido en el campo antes de que lo metiera. Se nos iba la vida en un minuto y estaba siendo un partido muy complicado, estábamos atenazados. En el banquillo y con los resultados que había sólo nos valía ganar. He vivido cuatro ascensos con esta camiseta y este ha superado todo lo que he podido vivir hasta ahora. No se si éramos 14.500 pero la gente ha hecho lo imposible por seguir animando, y creo que todos han empujado esa pelota”.

Todavía no tiene claro su futuro

Si alguien ha vivido toda su vida en el Rayo es Míchel. Volvió cuando peor estaban la cosas y llegó a prometer a sus hijos que volvería a jugar en Primera. “He llorado y no podía parar. Este barrio y esta afición se lo merecen todo. La sensación de quedarse otro año en primera, saber que la viabilidad del club es posible y recibir tantos mensajes de apoyo me han hecho que todo ser me viniera a la cabeza de golpe…”

Saber si es su último partido no es pregunta fácil para alguien que ha mamado Vallekas. “No lo se y ni lo pienso ahora mismo. Quiero disfrutar del momento porque lo que he vivido desde los 13 años en este club es lo más grande. Desde aquí pido que escuchen al barrio, a la afición, que se intenten hacer las cosas bien de una vez. Hay que aprender a hacer las cosas de otra forma, porque puede ser que el club haya llegado a un punto de inflexión, y si es así, por lo menos se puede hacer en Primera División”.

“Es momento de plantearse hacer las cosas con cariño, y como vallecano y rayista no me siento más que nadie. El Rayo me ha dado todo y mi mujer y mis hijos saben que por eso podemos vivir así, por eso sólo me queda dar las gracias”.

<