Principal > Primer Equipo > La herida sangra en Vallecas
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

La herida sangra en Vallecas


Estrepitosa derrota del Rayo Vallecano ante el FC Barcelona. Los franjirrojos fueron barridos en su propio estadio por un equipo el azulgrana que se lució ante la inoperancia local. Messi (2), Pedro (2), Keita, Thiago y Rober en propia puerta fueron los goleadores del partido.

Un Rayo Vallecano muy tocado

El Rayo Vallecano sigue grogui y no ve el momento en el que vaya a sonar la campana. Los de José Ramón Sandoval recibieron un chaparrón de fútbol evidenciado en un marcador que refleja a la perfección lo malo de unos y lo bueno de otros. Ni un asalto duró el púgil franjirrojo, transformado en destrozado saco de golpes, al equipo todavía dirigido por Pep Guardiola.

Las interminables bajas propiciaron que Sandoval volviese a ingeniar una defensa que acabó siendo poca vela para tanto viento en contra. La vuelta de Cobeño bajo palos y la variante con la entrada de Tamudo cerca de Diego Costa se sumaron a las novedades iniciales en el cuadro local. Mientras la imagen siguió la continuista y peligrosa línea de las últimas jornadas, lo que sí varió fue el rival enfrente, que sólo tardó 15 minutos en inaugurar el marcador.

Mientras algunos aficionados aprovechaban el momento para protestar contra la gestión en el club, Messi aparecía de la nada para abrir una lata en la que podrían haber caído más goles de no ser por el límite de 90 minutos por partido. El argentino se movió como pez en el agua en Vallecas, dando una exhibición de fútbol perfecto difícil de comparar con lo visto en décadas en el estadio madrileño. Una hora más tarde cerraría el marcador con el séptimo de la noche, dejando para los registros menos meritorios en Payaso Fofó la mayor goleada encajada en casa por los vallecanos.

Espejismo en los primeros compases

Sólo en los primeros minutos apareció el equipo franjirrojo en forma de presión intensa y cerca de la portería de Pinto. Excepción que el partido se encargó de confirmar. Los rayistas cedieron el balón a la máquina azulgrana a partir del gol y se desfondaron en su busca en rondos infinitos. El vendaval destrozaba a los locales por todos los flancos, mientras que la fortuna tampoco estuvo del lado del pobre.

Rober, elegido por el técnico madrileño para ocupar la banda derecha mientras que Tito saltó a la izquierda, marcaba en propia puerta en la misma jugada en la que se lesionaba al golpearse contra el poste. Aitor Núñez debutó en su lugar para hacer aguas junto al resto de compañeros sobre el césped.

Una falta botada por Trashorras y despejada de forma espectacular por Pinto fue la única tabla de salvación del Rayo para engancharse al encuentro, pero Keita se encargaría de cerrarlo al borde del descanso. La segunda parte acabó por derretir el juego defensivo de los rayistas. La entrada de Diamanká en lugar de un desaparecido Movilla sirvió para ofrecer a la grada vallecana la particular dosis de juego desacertado del senegalés, acoplado a la perfección al estropicio local, en el que tres pases seguidos y una posesión cercana al medio minuto resultaban ya milagrosos.

Goleada y baile

Al resucitado Pedro autor de dos goles y pesadilla continua para los defensas locales, se le unirían Thiago y Messi para redondear la goleada en la segunda mitad. Mención especial a la celebración del tanto de jugador hispano brasileño, al que acompañó Dani Alves en un ejemplo de menosprecio al rival que su capitán Puyol intentó frenar ante lo inoportuno del momento. Mera anécdota a la que Cobeño asistió con la misma pasividad con la que reaccionó al remate de cabeza del hijo de Mazinho.

Tres asaltos y el combate habrá llegado a su fin, la primera de ellas en apenas tres días frente a un Mallorca aún con opciones de jugar competición europea. Las fuerzas de flaqueza se antojan como única forma de llegar al último asalto sin posibilidades de caer derrotados. A encomendarse a ellas toca porque a estas alturas poco más se puede esperar de un equipo mental y físicamente agotado.

Rayo Vallecano: Cobeño; Rober (Aitor Núnez, Min.31), Arribas, Pulido, Tito; Trashorras, Movilla (Diamanka, Min.46); Michu, Lass; Tamudo y Diego Costa (Diego Benito, Min.65).

FC Barcelona: Pinto; Montoya, Mascherano, Puyol, Adriano (Dani Alves, Min.60); Busquets (Afellay, Min.74), Keita, Thiago; Pedro, Alexis (Tello, Min.82) y Messi.

Goles: 0-1: Min.15 Messi; 0-2: Min.26 Rober en propia puerta; 0-3: Min.38 Keita; 0-4: Min.46 Pedro; 0-5: Min.77 Thiago; 0-6: Min.88 Pedro; 0-7: Min. 90 Messi.

<