Principal > Primer Equipo > Sin fuerzas para media brazada
Fotografía / Rayoherald.com

Sin fuerzas para media brazada


Naufragio del Rayo Vallecano ante el Sporting en una tarde para olvidar de los pupilos de José Ramón Sandoval. El conjunto franjirrojo tuvo todos los elementos en contra y no logró puntuar ante un rival de fútbol muy limitado y únicamente aferrado al corazón como arma arrojadiza para evitar el descenso. A pesar de sufrir la sexta derrota en los últimos siete partidos, los de Vallecas siguen 9 puntos por encima del descenso a falta de 4 jornadas para el final del campeonato.

Desgracia tras desgracia

Con Tito y Arribas sancionados y Pulido aquejado de una gastroenteritis, José Ramón Sandoval puso un liza una defensa de circunstancias sobre el césped del Molinón. En sólo cinco minutos Raúl Bravo se encargó de anticipar lo que esos cambios iban a suponer, realizando un medio penalti con la mano dentro del área y facilitando de manera incomprensible un mano de a mano de Sangoy con Joel. Las mil diferencias entre el delantero del Sporting y y Falcao evitaron que el despropósito terminase en el fondo de las mallas como la semana pasada.

Pero no iban a ser los errores propios los únicos encargados de debilitar al Rayo Vallecano. Al cuarto de hora de juego Iglesias Villanueva evitaba una ocasión clarísima de peligro de Diego Costa, que ya encaraba a Juan Pablo partiendo de posición legal. El colegiado también obviaba la posterior patada de Botía al delantero brasileño, honesto hasta decir basta en todas sus acciones y, por fortuna para sus rivales, mucho más duro recibiendo que repartiendo.

Clara ocasión de Diego Costa a puerta vacía

Sin ningún tipo de alardes y muy lejos del fútbol que brillaba fuera de casa hace un par de meses, el Rayo Vallecano controlaba el juego sin mayores dificultades. Una entrada de Piti por banda se pudo convertir en el primer tanto del partido, pero ese honor quedaba para una jugada rocambolesca dentro del área de Joel. Un despeje de Diego Costa rebotaba en un rival y tras una serie de rechaces terminaba empujado por Sangoy al fondo de la portería franjirroja.

El infortunio, como suele suceder en la casa del pobre, no vino solo. El propio Diego Costa no acertaba a empatar el partido después de superar a Juan Pablo y tener toda la portería despejada para convertir. Armenteros, aquejado de unas molestias musculares, completaba el parte de daños y se marchaba lesionado antes del descanso.

El resto de la primera parte tuvo al joven Rober como protagonista. El jugador del Rayo B hizo un buen trabajo en banda diestra, tapando las acometidas del siempre peligroso Colunga. Joel respondía bien a un disparo del jugador cedido por el Getafe, justo antes de que Rober llegase providencial al corte para evitar una contra letal dirigida por De las Cuevas.

Un equipo desconocido

El tiempo de descanso tampoco hizo que volviera la mejor cara del Rayo Vallecano, esa que le ha llevado a sumar cuarenta puntos y ser un equipo respetado fuera del Estadio de Vallecas. Los de Sandoval, desconocidos en todas sus líneas, tampoco se sintieron cómodos sobre el césped del Molinón en la reanudación. Un disparo de Sangoy al travesaño pudo convertirse en el segundo tanto local, como bien pudo convertirse en expulsión una clara agresión de Gregory a Piti. Iglesias Villanueva dejó la acción en una tarjeta amarilla, un castigo a todas luces insuficiente para la violenta acción del jugador francés.

En el minuto 50 llegaba una de las pocas jugadas de fortuna para el Rayo Vallecano en todo el partido. Labaka -titular por novena vez esta temporada con un balance de ocho derrotas y una sola victoria- se encontraba con un rechace dentro del área y conseguía el tanto del empate. Recompensa al esfuerzo para recuperarse de la fractura de mandíbula en tiempo récord y alegría en un banquillo que sigue valorando la profesionalidad del jugador vasco, más allá de la mala suerte que le viene acompañando durante toda la temporada.

Con todo a su favor, ante un rival necesitado, agobiado y muy limitado, el Rayo Vallecano no supo aprovechar sus bazas para sellar la permanencia. El partido entró en una dinámica inestable que iba a perjudicar a los franjirrojos, ya sin Rober -retirado del campo por un pinchazo en el muslo- en banda diestra. Sangoy avisaba de cabeza y Diego Costa -agarrado y desiquilibrado dentro del área justo antes de disparar- respondía al intercambio de golpes en el área de Juan Pablo.

Caótico final

El último cuarto de hora de partido no hizo sino aumentar la larga lista de desdichas para los de Vallecas. La expulsión de Labaka, la lesión de Raúl Bravo y el gol de Bilic de lanzamiento directo llegaron en el mismo paquete. El caos se adueñó del conjunto de Sandoval, en el que por muchos párrafos a los que se extienda la crónica no aparecerían ni Michu, ni Movilla, ni Trashorras. Tampoco lo haría Lass, pero en este caso porque no disputó ni un minuto y vio el partido completo desde el banquillo.

El capítulo final del cuento quedaba reservado para Andrija Delibasic. Con nueve jugadores sobre el campo tras la expulsión por doble amarilla de Casado, el jugador montenegrino se plantaba solo delante de Juan Pablo. Impecable control e impecable recorte al defensa, todo ello culminado con un remate inocuo a las manos del portero local.

La escasa fuerza en el remate final de Delibasic ilustra el agotamiento, físico y mental, de un Rayo Vallecano que lleva un mes divisando la orilla. Incapaces de echar pie a tierra para culminar un año de brillante travesía, los de Sandoval empiezan a confiar más en el ahogamiento colectivo de los tres nadadores de cola que en sus propias fuerzas para dar media brazada.

Sporting: Juan Pablo, Damián Suárez, Botía, Moisés, Gregory, Ayoze, Trejo (Rivera Min 81), Lora, De las Cuevas (Bilic Min 74), Adrián Colunga (Mendy Min 66) y Sangoy.

Rayo Vallecano: Joel, Rober (Pulido Min 62), Bravo (Míchel 75), Labaka, Casado, Armenteros (Delibasic Min 34), Movilla, Trashorras, Michu, Piti y Diego Costa.

Goles: 1-0 Sangoy entre una nube de piernas (Min 17), 1-1 Labaka a la salida de una falta puesta en juego por Trashorras (Min 45), 2-1 Bilic de lanzamiento directo (Min 75)

<