Principal > Primer Equipo > Álvaro Zazo: historia de una lesión

Álvaro Zazo: historia de una lesión

Álvaro Zazo no ha podido disputar ni un solo partido con el Rayo Vallecano en la Temporada 07/08. Después de entrenar con normalidad en el comienzo de la pretemporada en Las Rozas, la mala fortuna se iba a cebar con el centrocampista en la primera sesión de entrenamientos en Segovia. “Meti la pierna en un agujero y se me fue la rodilla”, recordaba el jugador en referencia a esa acción tan desafortunada.

Sin embargo, en primera instancia nada hacía presagiar la gravedad posterior de la lesión. Zazo siguió entrenando con el resto de sus compañeros durante el resto de la jornada y fue al día siguiente cuando llegó la sorpresa en forma de líquido en la rodilla. El cuerpo médido deja entrenar al jugador que viaja de manera inmediata a Madrid para realizar las primeras pruebas.

“En la primera resonancia no aparecia nada y las exploraciones manuales indicaban que la rodilla era estable”, afirmaba el propio Álvaro Zazo recordando ese primer parón de dos semanas. A partir de ese momento empieza la fase más desconcertante de la lesión; cada vez que el jugador del Rayo Vallecano intenta forzar, el líquido en la rodilla volvía a aparecer. Esta circunstancia le obliga a parar otras tres largas semanas.

El último intento llega en Septiembre. Zazo llega a entrenar con el resto de sus compañeros, pero en una jugada fortuita la rodilla vuelve a fallar y la situación se complica una vez más. Es ahora cuando una nueva resonancia muestra una pequeña rotura en el ligamento, aunque la rodilla sigue pareciendo estable.

La resolución final iba a llegar a comienzos del mes de Octubre. El líquido vuelve a aparecer en la rodilla de Zazo y el cuerpo médido decide proceder con una artroscopia. Es entonces cuando se descubre que “sólo quedaba el 30% de ligamento cruzazo anterior”, situación límite para una rodilla que se podía romper en cualquier momento.

Curiosamente y para desgracia del jugador, la fortaleza de los músculos de su pierna habían mantenido la rodilla a flote durante todo este tiempo, ocultando la realidad de la lesión de ligamentos. “Con un cuádriceps más débil la rodilla habría fallado antes y todo habría sido más claro; confundía a los doctores ya que cuádriceps e isquiotibial sostenían la rodilla, pero se podía romper en cualquier momento”.

Se trató por tanto de una situación completamente opuesta a la de Mauri, situación en la que “la rotura fue completa y en la que la rodilla te baila de manera inmediata desde el primer momento y sin ningún lugar para las dudas”.

La Artroscopia

El resultado de la artroscopia fue positivo tanto en opinión de los médicos como para el propio jugador. Zazo manifestaba encontrarse contento ya que durante la intervención se confirmó que la rodilla estaba estable: “El menisco y las demás partes de la rodilla están muy bien, sólo fue la mala suerte de la rotura del ligamento”, aseguraba el jugador.

De hecho -gracias a la tecnología existente hoy en día- el jugador rayista siguió en una pantalla de plasma la evolución de la artroscopia, atendiendo a las explicaciones de los médicos que le iban indicando como claramente como el ligamento estaba prácticamente roto. Antes de que la anestesia epidural le fuera adormilando, Zazo pudo comprobar como los doctores procedían con la obra de ingeniería: “Cogen las partes de tendón necesaria para hacer un ligamento cruzado prácticamente nuevo; el grosor es de unos 9mm y quedó muy bien”, afirmaba bromeando sobre la operación de “bricomanía” a la que fue sometido.

La Recuperación

El tiempo estimado para la recuperación de este tipo de lesiones es de seis meses. Inmovilizado en un principio desde la cadera hasta tobillo, se empiezan a quitar las grapas aproximadamente tres semanas después de la operación. Es entonces cuando comienza la recuperación; fisioterapia y masajes para recuperar la flexión perdida.

A pesar de todo, Zazo se mostraba optimista sobre el proceso de recuperación y esperaba poder entrenar con el grupo a finales de temporada. El jugador, que reconocía lo lógico de utilizar la ficha durante su ausencia, afirmaba estar dispuesto a poner todo de su parte para volver a los terrenos de juego lo antes posible.

0 comments
<