Principal > Primer Equipo > Así fue el Rayo – Espanyol de la primera vuelta
Fotografía / Rayoherald.com

Así fue el Rayo – Espanyol de la primera vuelta

A mediados del pasado mes de octubre el Rayo Vallecano recibía en el Estadio de Vallecas a un Espanyol que buscaba su primera victoria fuera de casa para comenzar a escalar puestos en la tabla. En aquella matinal de domingo, el equipo catalán tenía enfrente a un conjunto bastante necesitado que todavía no había logrado ganar en su estadio.

Un Espanyol sin Weiss ni Coutinho

Ambos entrenadores, fieles a su estilo de juego, pusieron sobre el tablero alineaciones bastante ofensivas. Pocchetino, que aún no tenía a Weiss rindiendo a su actual nivel ni tenía a Coutinho en plantilla, optó por un tridente ofensivo formado por Romaric, Sergio García y Álvaro. Sandoval también optó por una tripleta compuesta por el ahora levantinista Botelho, Piti y Raúl Tamudo.

El partido comenzó vibrante, con dos equipos buscando el gol. El Rayo avisaría primero con una falta directa de Piti que se marchó ligeramente desviada. El Espanyol no tardó en contestar mediante Sergio García y un gran disparo cruzado que detuvo Dani.

El toma y daca de ambos equipos se sosegó a partir de ese momento, cuando las ocasiones decayeron y el centro del campo ganó peso a la vez que los delanteros lo perdieron. El Rayo trataba de progresar con su fútbol de toque mientras el Espanyol jugaba de una forma mucho más directa buscando a Sergio García.

El primer tiempo acabó de forma aburrida pero la reanudación tuvo momentos vibrantes. El conjunto local tuvo la ocasión de adelantarse en los pies de Tamudo, que falló un mano a mano ante su ex-equipo. El Espanyol no perdonó de la misma manera que el conjunto local y Romaric adelantó a su equipo en el marcador; el ex-sevillista recibió solo en el área e introdujo el balón en la portería gracias a un zapatazo con su pierna diestra.

Intento de revulsivo con Lass

Sandoval buscó el revulsivo en Lass, que dio movilidad al equipo pero no fue suficiente. El Espanyol, con su ventaja en el marcador, llevaba el tempo del partido sin prisa. El Rayo a su vez trataba de imponer su estilo, pero ya era tarde.

Finalmente el marcador no se movió y dejó al Rayo Vallecano otra semana más sin ganar en Vallecas. Para el Espanyol este partido supuso un punto de inflexión, ya que con su primera victoria fuera las sensaciones mejoraron para el conjunto catalán, que llegó a instalarse en la zona noble de la tabla durante muchas jornadas de la primera vuelta.

<