Principal > Femenino > El Rayo Femenino ya duerme en puestos de Copa
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo Femenino ya duerme en puestos de Copa


El Rayo Vallecano femenino continuó su racha este fin de semana en tierras andaluzas tras ganar 1-3 al Atlético Málaga con los goles de Chini y Jade. Las madrileñas tiraron de oficio para ganar un partido con ocasiones y dominio de las chicas de Manuel Navarrete. La derrota del Levante las permite dormir en puestos de Copa de la Reina.

Chelsea no pudo hacer más

Comenzó el Atlético Málaga acercándose con descaro al área visitante. La velocidad en el ataque inicial sorprendió al Rayo, que se sobrepuso con contras que la asentaron más en el juego. Las andaluzas aguantaron el rítmo durante la primera media hora, particularmente gracias a Chelsea, que evitó un resultado más amplio. La cancerbera malacitana pospuso en el 24′ el primer gol de las franjirrojas, al mandar a córner un disparo de Jenni.

El dominio del Rayo se confirmó en el 34′ con el 0-1 de Chini, que no dudó en el remate tras regatear en el área a una de las defensas del Málaga. Pese al gol, las actuaciones de la guardameta y el despliegue físico de las de Navarrete las mantuvo vivas al descanso.

Oficio y tres puntos

El paso por los vestuarios no cambió la tónica del partido. La crueldad del fútbol hizo que el segundo gol llegase en un error de la salvadora del Málaga en la primera mitad. Chelsea salió a destiempo y Jade aprovechó la situación para cabecear el 0-2.

El premio blanquiazul llegó en el 62′ con el gol de Esther después de varios rechaces en el área rayista. Sin embargo, Jade demostró que ha olvidado completamente su lesión con una preciosa definición en un mano a mano con la portera rival.

Pudo ser aún mayor la ventaja sin las últimas actuaciones de Chelsea que reflejó como ninguna las ganas y talento de un Málaga que no logró superar la veteranía del Rayo. Con esta victoria -y la derrota del Levante-, las de Joserra Hernández duermen en puestos de Copa de la Reina, algo impensable hace unos meses cuando el equipo atravesaba una profunda crisis de resultados.

<