Principal > Perfiles > Roberto, bajo la presión de un traspaso
Fotografía / Rayoherald.com

Roberto, bajo la presión de un traspaso

Si de algo puede presumir la cantera del Atlético de Madrid estos últimos años es de haber formado guardametas de contrastado nivel. David De Gea y Joel Robles, la nueva incorporación franjirroja, han sido los últimos, pero en su día Roberto Jiménez -10 de febrero de 1986 Fuenlabrada, Madrid- también fue considerado como una firme promesa bajo los palos.

Ahora, el madrileño ha vuelto a recuperar las buenas sensaciones en Zaragoza tras perder gran parte del crédito que le aupó a la cumbre en una profesión en la que los fallos no perdonan. Con todo ello, la historia del guardameta tiene todos los ingredientes necesario para protagonizar nuestro perfil semanal de un integrante de la plantilla rival.

Debut engañoso

Roberto siempre gozó de un papel principal defendiendo la portería rojiblanca en las diferentes categorías inferiores. Ya asentado en el segundo equipo le llegó la oportunidad soñada, aunque quizá antes de lo previsto. En la campaña 05/06 las bajas en la primera plantilla de Leo Franco y Cuéllar por lesión y de Falcón por sanción le dejaron como única opción para el encuentro que les iba a enfrentar a Osasuna. El debut se saldó con derrota, pero con una buena actuación del cancerbero.

Para muchos aficionados fue el descubrimiento de un Roberto que durante esa misma temporada y la siguiente alternó la titularidad del Atlético B con diversas convocatorias con el primer equipo. La llegada de Abbiati en 2007 le cerró las puertas en el conjunto que por entonces dirigía el `vasco´ Aguirre y le obligó a buscar un nuevo destino. Tarragona fue la ciudad elegida y el Nástic su nueva casa.

Reivindicación

La gran temporada con el conjunto grana, únicamente empañada por una lesión que le privó de participar en los últimos encuentros, le puso en la órbita de varios clubes de Primera y de la selección sub-21, con la que disputó el europeo ese verano. 2008 lo inició como jugador del Recreativo pero una rotura de menisco en pretemporada le apartó de la lucha por la titularidad, lo que le condicionó para el resto de temporada.

A sus 23 años el Atlético escogió Roberto para reforzar la meta y le repescó por algo más de un millón de euros. La feroz competencia de De Gea y Asenjo le llevó en invierno a cambiar de aires ante la imperiosa necesidad de minutos. Su actual equipo, el Zaragoza, sirvió de puente para el que sería un sorprendente y sonado traspaso al fútbol portugués. El Benfica abonó la considerable cantidad de 8,5 millones de euros y ató al guardameta por cinco temporadas.

Temporada amarga

Desde entonces continuos altibajos marcaron la etapa de Roberto en el club lisboeta. Pasó de disputar todos los partidos de la fase de grupos de la Champions a desaparecer del equipo en el tramo final de temporada. Las expectativas generadas por su alto coste y algún que otro fallo de relevancia fueron suficientes para que la prensa del país se cebase con el español.

Decidido a abandonar ese infierno optó por volver a nuestra Liga. Las primeras noticias indicaron que el Zaragoza había pagado la misma cantidad que en su día desembolsó el Benfica, hecho en parte irrelevante si no fuera porque los maños se encontraban en proceso concursal.

Inmediatamente ambas entidades salieron al paso y cifraron definitivamente el traspaso en 86.000 euros gracias a un fondo de inversión, que pagaría al Benfica la cantidad restante. Todo ello ha servido para que Roberto vuelva a disfrutar del fútbol y de la confianza de todo un entorno, a la que ha respondido de manera excelente.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

2 comments
proscriptor
proscriptor

y este año sin duda, el mejor portero de la liga.

godofredo
godofredo

me gaste 300.000 por este tio en el comunio y es el mejor ficha de mi vida. 11 veces en el equipo de la jornada y 116 puntos.

<