Principal > Perfiles > Muniain, el alumno aventajado
Fotografía / Rayoherald.com

Muniain, el alumno aventajado

A estas alturas el nombre de Iker Munian -19 de diciembre de 1992 Pamplona, Navarra- escapa al conocimiento de muy pocos. Sus muchos y grandes partidos con la camiseta rojiblanca le han hecho dueño de una titularidad a todas luces indiscutible. Aunque ante esta familiaridad que suscita la sola pronunciación de su nombre es obligatorio recordar que el prodigioso delantero apenas acaba de cumplir los 19 años. Tiempo más que suficiente, eso sí, para haber batido todos los récords de precocidad habidos y por haber.

Llegada a Lezama

Criado en el barrio pamplonés de la Chantrea, el Athletic aprovechó el convenio firmado con el club de esta localidad destinado al trabajo conjunto de cantera para ligar al futbolista a la cantera de Lezama en 2005. La evolución meteórica de Muniain se rubricó dos años después con una noticia inesperada: Joaquín Caparrós le convocó para realizar la pretemporada con el primer equipo. A sus 14 años aquel niño que apenas levantaba un palmo del suelo iba a compartir vestuario con varios de los mitos del equipo bilbaíno.

La decisión adoptada por el técnico generó multitud de críticas debido a la juventud del jugador, pero Caparrós era plenamente consciente de su acción. Tan sólo había quedado impactado con las maneras y el descaró de Iker y quería hacer partícipe de dichas cualidades a la afición en el momento en que era posible: en una pretemporada; sin presiones.

Vuelta a la realidad

Obviamente Muniain regresó al lugar que le correspondía. En las categorías inferiores demostró que su carnet de identidad no concordaba con su calidad. Su enorme movilidad le permitía aparecer en cualquier posición de ataque y una vez con el balón en los pies, era capaz de superar rivales con una facilidad pasmosa y dar ese último pase o finalizar el mismo la jugada gracias, en parte, a un gran dominio de ambas piernas.

Los saltos entre filiales se sucedían a la velocidad de la luz. Los seguidores del Athletic descubrieron en su día una perla en su prolífica cantera y aguardaban expectantes a verle competir al máximo nivel, una espera que finalizó el 30 julio de 2009. Ese día Muniain saltó al verde de San Mamés en un enfrentamiento de la fase previa de la Europa League ante el Young Boys. Con dieciséis años, siete meses y once días se convirtió el jugador más joven en debutar con el Athletic. Gesta a la que sumó el gol en el partido de vuelta, también el más prematuro anotado por un jugador del club, y que sirvió para remontar la eliminatoria y pasar a la siguiente ronda.

Lenta consolidación

Caparrós manejó como nadie la euforia colectiva y distribuyó de manera eficaz los minutos de un Muniain que ese mismo año pasó a formar parte del primer equipo. La temporada pasada la tónica fue similar, únicamente al final del curso comenzó a tener un protagonismo principal al que respondió con fútbol y goles. Dos años brillantes que propiciaron sendas nominaciones al trofeo `Golden Boy´, recompensa al mejor futbolista sub-21 de Europa.

La presente temporada, ya a las órdenes de un exigente Marcelo Bielsa, la ha iniciado de la manera esperada. Con Llorente forma una de las parejas más letales de campeonato y sus sobresalientes actuaciones le han llevado a ser nombrado por muchos el sustituto de Villa -lesionado de larga duración- para la próxima Eurocopa. Y es que más de un centenar de partidos en Primera a su edad justifican cualquier tipo de elogio.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

<