Principal > General > Una afición de Primera

Una afición de Primera

Redacción Rayo Herald

El Rayo Vallecano sufrió este pasado domingo en Ipurua uno de los golpes más dolorosos de los últimos años. A falta de un simple y triste gol para conseguir el esperado ascenso, la desilusión inundó una grada rayista repleta de seguidores que se habían desplazado con el equipo hasta Eibar.

Entre centenares de aficionados locales en plena celebración, el tiempo pareció detenerse para todos aquellos a los que la franja roja les cruza el alma. Jugadores, aficionados y incluso medios de comunicación desplazados deambularon durante unos interminables minutos por el césped con la mirada totalmente perdida y la tristeza mojando sus caras con lágrimas imposibles de contener.

Una afición de Primera castigada por repetitivos golpes de un destino demasiado cruel con un sentimiento tan puro como humilde. Un equipo condenado a sufrir un año más en el infierno de campos embarrados y polideportivos de césped artificial. Un equipo obligado a navegar en una competición semiprofesional e inmerso en un pozo del que cada vez es más difícil salir. Un equipo al que su afición nunca dejará solo.

<