Principal > Perfiles > Siqueira, presente de Granada y futuro de selecciones
Fotografía / Rayoherald.com

Siqueira, presente de Granada y futuro de selecciones

Ser el séptimo equipo menos goleado de la Liga y ser, a la vez, un recién ascendido es un mérito a destacar. Y si además a esa buena labor defensiva se suma que precisamente el máximo goleador del equipo –dos tantos- es un jugador de la zaga, es casi obligado centrar nuestro análisis en la retaguardia granadina. El lateral zurdo Guilherme Siqueira –28 de abril de 1986 Florianópolis, Brasil- es hasta la fecha uno de los integrantes más destacados de la plantilla que dirige Fabri hasta el punto de vincular su nombre con la selección española, en la que podrá jugar a partir de julio tras jurar la Constitución.

La llamada de un grande

Inimaginable era para un Siqueira que jugaba sus primeros torneos a nivel estatal, que uno de los equipos más importantes de Italia tenía previsto cruzar el charco interesado en aquel intrépido adolescente que recorría con brío el carril izquierdo de su equipo. El Inter de Milán llegaba a Brasil dispuesto a llevarse al futbolista a sus 14 años.

Una vez puesto a prueba por el conjunto nerazzurri, desde la entidad se consideró que la mejor opción para el desarrollo personal y profesional de Siqueira era continuar unos años en su país de origen. Se inició así en el Figueirense en 2002 y tras un breve paso por el modesto Ipatinga, jugó una temporada en el club más importante de Florianópolis, el Avaí FC.

Italia, sabor amargo

Al cumplir la mayoría de edad tanto Inter como el jugador pensaron que era el momento propicio para partir. Dos años en el filial de su nuevo equipo no fueron suficientes para hacerse un hueco en la primera plantilla y derivaron en una breve cesión al Lazio antes de que el Udinese desembolsase la importante cifra de 750.000 euros por su fichaje en 2006.

Diversas circunstancias hicieron que su adaptación al Calcio no fuese la deseada y únicamente participase en 20 encuentros en sus dos temporadas en Udine. Es más, sólo pudo completar en dos ocasiones los 90 minutos sobre el terreno de juego. Una situación que originó un nuevo préstamo, esta vez al Ancona de la Serie B, donde volvió a recuperar las sensaciones y cerró el curso con una buena actuación a nivel personal, pese a que su equipo terminó en la decimonovena posición.

Asentado en Granada

El acuerdo de colaboración que desde hace unos años mantienen Udinese y Granada y que ha llevado a tantos jugadores a recalar en el club español, contribuyó a la llegada de Siqueira al cuadro andaluz. La entidad que dirige la familia Pozzo, que cuenta con más de cien jugadores en propiedad, optó por la cesión del brasileño a un club `cercano´ sabedores de su proyección.

La regular temporada pasada del carrilero zurdo concluyó con el ascenso del Granada a Primera 35 años después y motivó que Fabri solicitase su fichaje. Después de varios años, la estabilidad deportiva tan esperada deriva ahora en una mayor confianza que ha permitido a Siqueira ir de menos a más esta campaña.

Una seguridad que le ha llevado a atreverse a lanzar un penalti a lo Panenka hace un par de jornadas y a sonar, incluso, para debutar con alguna de las tres selecciones con las que puede ser convocado: Brasil, un hecho que el jugador ve complicado; Italia, gracias a su pasaporte y España, donde podrá hacerlo desde el próximo mes de julio.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

<