Principal > General > Desolación

Desolación

Redacción Rayo Herald

Dolorosa derrota del Rayo Vallecano en Ipurua ante un Eibar que ya es de Segunda División. El equipo local se adelantó en la primera mitad gracias a los goles de Alaña y Eneko Romo, mientras que los rayistas no acertaron a conseguir durante toda la segunda parte un gol que habría valido un ascenso.

El Eibar, muy enchufado desde el principio

Ambiente de gala en Ipurua para presenciar el último choque de la temporada. Con las gradas repletas de rayistas en un histórico recibimiento al equipo en las inmediaciones del estadio, Pepe Mel daba entrada de inicio a Zazo en detrimento de Ignacio Benítez.

El equipo dirigido por Javier Mandiola iba a demostrar sus intenciones desde el primer minuto de partido. Un par de acercamientos a balón parado bien solventados por Alberto eran el aviso de lo que iba a ser una trágica media hora para los intereses del Rayo Vallecano.

El centro del campo era dominado por un Eibar muy vertical e incisivo por las bandas, mientras que los de Vallecas no acababan de cogerle el ritmo al partido. Sin embargo, una jugada por la banda derecha terminaba con centro de Miguel Albiol a la cabeza de Diego Torres, pero el remate del delantero no encontraba la portería de Zigor.

Unos instantes después y con Enguix reclamando entrar al terreno de juego tras recibir un golpe en el hombro, el colegiado señalaba una falta más que rigurosa en el borde del área visitante. Con Alberto tapado por la barrera, Alaña acertaba a ajustar el esférico muy pegado al palo y conseguía igualar la eliminatoria.

El Rayo Vallecano acusó el tanto y el equipo eibarrés metía la quinta marcha necesaria para dar la vuelta al encuentro. Una entrada por la parte izquierda de la defensa rayista terminaba con un centro de Codina al punto de penalti, lugar en el que aparecía Eneko Romo para marcar a placer el segundo tanto del partido. Cambio de guión y eliminatoria cuesta arriba para los hombres de Pepe Mel que ahora necesitaban marcar.

El gol no llegó en la segunda mitad

Con la necesidad de conseguir un tanto que diese de nuevo la vuelta a la tortilla, el Rayo Vallecano encaró la segunda mitad con una disposición mucha mejor. Armentano, que había sustituido a Zazo en los últimos minutos de la primera mitad, ganaba numerosos balones aéreos y propiciaba segundas jugadas para Diego Torres.

Así iba a llegar una de las ocasiones más claras para los rayistas. Un balón muerto en la frontal del área era rematado con dureza por el rubio delantero del Rayo Vallecano, pero el balón se marchaba fuera por centímetros en una jugada que el banquillo visitante ya cantaba como gol.

Los minutos pasaban y el Eibar iba cediendo terreno poco a poco a favor de los rayistas. Mel cambiaba el dibujo y apostaba por el dibujo de tres centrales para darle la vuelta al partido. La banda izquierda de reactivaba con un Llorens muy ofensivo y la posibilidad del ansiado gol se rozaba en varias jugadas al límite del fuera de juego.

Una falta lateral puesta en juego por Miguel Albiol era prolongada en el punto de penalti y descolocaba por completo a Zigor, marchándose el balón fuera por muy poco y llevándose consigo gran parte de las ilusiones vallecanas en la tarde de este fatídico domingo.

Nervios y máxima tensión en unos minutos finales que terminaban con el pitido del colegiado y la invasión de los aficionados locales al terreno de juego para celebrar el ascenso. Con un panorama totalmente desolador para los rayistas, afición y jugadores del Rayo Vallecano deambulaban por el césped con la mirada perdida y totalmente desconsolados.

SD Eibar: Zigor, Fagoaga, Alaña, Gurrutxaga, Etxabe, Lombraña, Rubén García, Codina (Asensio 75′), Eneko Romo (Rebollo 45′), Eizagirre (Manel 64′), e Iñigo.

Rayo Vallecano: Alberto, Coke (Amaya 61′), Mainz, Baquero, Llorens, Cubillo, Enguix (Yuma 77′), Albiol, Zazo (Armentano 31′), Míchel y Diego Torres.

0 comments
<