Principal > Primer Equipo > El Rayo aprende a sufrir
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo aprende a sufrir


El estreno del Rayo Vallecano en 2012 no pudo ser mejor. Los franjirrojos se impusieron al Sevilla gracias a los goles de Michu y Tamudo. Los andaluces apretaron hasta el último minuto en busca del empate tras el tanto de Escudé pero finalmente la victoria se quedó en Vallecas.

Fin a la mala racha

Fin a la pobre racha liguera de los rayistas en los últimos meses. El equipo de José Ramón Sandoval volvió a saborear un triunfo en su estadio dos meses después, pero para ello hubo que aguantar estoicamente hasta el último minuto. El nuevo año se inauguró con un nuevo cambio bajo palos. Dani retornó a la portería vallecana y se mostró providencial en la segunda mitad, cuando evitó el que hubiese sido el tanto del empate sevillista en una buena acción de Negredo.

Mucho había sucedido hasta ese momento, aunque esta vez los primeros ladrillos franjirrojos fueron la serierdad y el orden. Futbolísticamente hablando, el encuentro de ambos equipos en los primeros 45 minutos fue discreto. Reyes, último fichaje de los andaluces, apenas participó. El juego de los vallecanos tampoco fue el mejor que se recuerda en el barrio, pero esta vez el coraje y la entregan se transformaron en fortuna para ellos. Cuando la primera parte llegaba a su fin, un error de Javi Varas al no atajar un balón en el área sirvió para que Michu adelantase a los franjirrojos con un remate de cabeza.

Tamudazo tras el descanso

Al mazazo del gol le seguiría otro golpe que a la postre resultó crucial. Apenas habían transcurrido 5 minutos del segundo tiempo cuando Piti asistía con precisión a Tamudo. El catalán encaraba a Varas y no perdonaba para sumar su quinto tanto de la temporada. Poco más se vio en ataque por parte de los rayistas, aunque Lass pudo sentenciar el encuentro en un mano a mano frente al meta sevillista.

El guineano, que no formó de inicio, se mostró muy participativo, mientas que otros dos canteranos como Rayco y Diamanká fueron el resto de elegidos por Sandoval para refrescar a su equipo ante el cansancio de Tamudo y Movilla. Sin embargo, les tocó sufrir como pocas veces hasta el momento en lo que llevamos de temporada. El Sevilla se vino arriba y consiguió recortar distancias gracias a un tanto de Escudé. A partir de entonces consiguieron encerrar a los locales, que agazapados atrás intentaron finiquitar el partido al contragolpe.

La entrada de Medel y Kanouté sirvió para que los de Marcelino dominasen el encuentro pero la fortuna no estuvo de su parte. Negredo tuvo rozó en gol en dos ocasiones, la última de ellas con una magnífica volea que el larguero se encargó de repeler.

El pitido final alivió tanto al equipo como a la grada vallecana, muy enérgica en la agradable mañana madrileña y que dio todo un ejemplo de ánimo a los suyos en los momentos en los que más apretaba el rival. Los aficionados franjirrojos pueden ir acostumbrándose: habrá que sufrir, pero si el Rayo consigue rentar sus bazas como hizo frente al Sevilla, lograr el objetivo será cuestión de tiempo.

Rayo Vallecano: Dani, Tito, Casado, Arribas, Jordi, Movilla (Diamanka, min.57), Javi Fuego, Piti (Rayco, min.71), Trashorras, Michu y Tamudo (Lass, min.55).

Sevilla: Javi Varas, Coke, Spahic, Escudé, Navarro, Fazio (Medel, min.54, Rakitic, Perotti, Reyes (Trochowski, min.77), Luna (Kanouté, min.54) y Negredo.

Goles: 1-0, Michu, min.45, de cabeza después de una confusión de la zaga con Javi Varas. 2-0, Tamudo, min.51, define con claridad a la contra. 2-1, Escudé, min.62, a la salida de un córner.

<