Principal > Cantera > El Rayo Vallecano B estrena el año en Luanco
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo Vallecano B estrena el año en Luanco


El Rayo B regresa a la competición tras el descanso navideño con la intención de continuar la buena dinámica de resultados. Isma, que continúa recuperándose de una lesión en la mano, será la ausencia más destacada en la expedición franjirroja que se enfrentará el domingo al conjunto asturiano para concluir la primera vuelta.

Con la punta de lanza bien afilada

Comienza un nuevo año cargado de ilusiones en el seno del filial del Rayo Vallecano. La mitad del cuadernillo de deberes ya se encuentra completado, aún así, los pupilos de Jimeno saben que aún falta un pequeño empujón para conseguir la medalla de alumnos más aventajados de la clase y de esa manera, amarrar el primer objetivo lo antes posible. Si este premio se consigue, lo que venga a partir de ese momento, será para opositar a una mención de honor más que merecida.

Con el parón navideño, los jugadores del filial han tenido tiempo para sacarle punta al lápiz, corregir errores pasados y preparar una nueva hoja de un cuaderno que está a medias de acabar. El próximo destino es la costera localidad de Luanco, donde los franjirrojos se verán las caras en el estadio de Miramar con un recién ascendido a la categoría como el Marino de Luanco que dirige José Luis Quirós.

El último partido del año ante el Oviedo dejó al portero rayista con algunas molestias en su mano. Sin embargo, Isma no ha podido recuperarse al completo para este encuentro, por lo que el encargado de defender el arco franjirrojo en Miramar será Bielsa, que ya dejó muestras de su seguridad bajo palos en la victoria del Rayo B frente el Conquense. Por lo demás, el técnico vallecano podrá disponer al completo de sus jugadores.

El Marino, rival impredecible

El anfitrión será el Marino de Luanco, un equipo que regresa a la categoría tras pasar dos temporadas en Tercera. El buen comienzo de temporada se fue diluyendo poco a poco según avanzaban las jornadas, una racha que le ha llevado a terminar el año en la zona peligrosa de la clasificación, con veinte puntos y a tan solo tres del descenso.

A pesar de ello, el cuadro luanquín espera aprovechar la confianza que le valió para arañar un valioso empate en su último partido ante el Tenerife, y de esa forma encontrar la estabilidad ante los vallecanos. El conjunto asturiano no podrá contar con los lesionados Carlos y Jony, mientras que Miki podría entrar en la convocatoria.

Complicada prueba para el filial que deberá hacer frente a un largo viaje para medirse a un rival con ganas de enderezar un rumbo perdido en las últimas semanas. En caso de lograr la victoria, los de Jimeno podrían terminar la primera vuelta en puestos de ascenso. Sin enfrentamientos precedentes entre azulones y franjirrojos, todo pronóstico quedará suspendido en el aire hasta que el balón comience a rodar el domingo a las 17 horas sobre el césped de Miramar.

0 comments
<