Principal > General > La hora de Diego Torres

La hora de Diego Torres

Redacción Rayo Herald

Llega el momento decisivo de la temporada para el Rayo Vallecano. La eliminatoria final del play-off de ascenso frente al Eibar será la encargada de poner la nota definitiva a un equipo que lucha por abandonar una categoría tan complicada e injusta como es la Segunda División B.

Refuerzo de lujo el pasado verano

El destino ha querido que tenga que ser Diego Torres el encargado de ocupar la punta de ataque en el momento cumbre de la temporada. El ex-jugador del Nástic de Tarragona llegó a Vallecas el pasado verano como refuerzo de lujo para una plantilla diseñada para el ascenso.

Extrovertido fuera del campo y batallador dentro del terreno de juego, Diego pronto se ganó el cariño de compañeros y aficionados. Los goles llegaban -Pontevedra en Copa y Cobeña en Liga fueron algunas de sus víctimas- en lo que era un buen comienzo de temporada tanto para el equipo como para el delantero rayista.

Sin embargo y en contra de lo esperado todo iba a ir a peor para el ariete, que poco a poco veía como los balones se estrellaban en la madera o se marchaban fuera por muy poco. Acababa la primera primera vuelta con el equipo en una dinámica muy buena pero con la espina clavada en un Diego que reconocía estar por debajo de la cifra de goles esperada.

El infortunio se cebaba en las siguientes semanas de competición con Diego Torres. El delantero enlazaba una lesión que le tuvo apartado varias semanas del equipo con la trágica pérdida de su madre, un golpe muy duro de superar para el bueno de Diego. Lejos de la forma con la que inició la temporada, Torres fue perdiendo poco a poco protagonismo en el equipo dirigido por Pepe Mel.

La maldición del 16

Mauri cubría por aquel entonces las necesidades goleadoras del equipo, marcando tantos decisivos y demostrando ser una pieza clave y complementaria con Diego dentro del esquema de un conjunto que estaba cerca de dar la campanada en Sevilla. Pero la mala fortuna también se iba a cebar con un Mauri que caía lesionado en Fuenlabrada y decía adiós a la temporada con una rotura de ligamentos en su rodilla.

Se reforzó entonces el equipo con Piti, delantero llegado desde el Hércules para ayudar a los rayistas en la fase más importante de la temporada. El nuevo fichaje convenció a un Pepe Mel que decidía darle el puesto de delantero titular del equipo tanto en el último partido de Liga como en el primer partido frente al Racing Portuense, relegando a Diego Torres a la suplencia y sin la posibilidad de disputar un solo minuto en esos encuentros.

«Diego nos va a ayudar mucho»

Sin embargo y a pesar de todo, tanto el técnico como varios integrantes de la plantilla coincidían semana tras semana en asegurar que Diego iba a ayudar mucho al equipo en la recta final. La desgracia aparecía de nuevo en forma de lesión, esta vez eliminando a Piti justo cuando el delantero disfrutaba de un excelente momento de forma y se encontraba en plena racha goleadora.

Diego fue el encargado de sustituir a Piti tras su lesión durante la primera parte frente al Racing Portuense. Al rubio delantero se le vio falto de ritmo de partidos tras sus últimas ausencias y quizás menos incisivo que otras veces, pero en el tiempo de descuento consiguió el gol definitivo que cerraba la eliminatoria y que le debe dar la moral necesaria para afrontar los dos próximos partidos.

Y así llega la oportunidad de nuevo para Diego Torres, llamado a principio de año a ser uno de los jugadores decisivos en el play-off y que por unas cosas o por otras debe ser el encargado de conseguir los goles frente al correoso Eibar. Con experiencia en situaciones límite como las que esperan al equipo en las dos próximas semanas, su suerte será en gran medida la suerte de todos, la suerte del Rayo Vallecano.

Preparado

En declaraciones de esta misma semana a Rayo Herald, Diego confesaba estar preparado para dar todo si el míster decide devolverle la titularidad: «Si el míster lo cree oportuno estaré listo para salir», aseguraba tras la victoria frente al Portuense.

El jugador rayista también lamentaba la lesión de Piti, asegurando que su compañero «está dando mucho al Rayo y había que aprovechar su racha goleadora» y terminaba calificando los dos choques frente al Eibar como «partidos a vida o muerte».

<