Principal > General > El Rayo se lleva la victoria

El Rayo se lleva la victoria

Fuente: www.racingclubportuense.com

El Puerto de Santa María acogía un evento que será recordado en la historia del racinguismo. Desde la tarde-noche del sábado y durante todo el día del domingo, el ambiente en la ciudad ha sido magnifico. El rojiblanco, tanto de portuenses como vallecanos, han inundado las calles de la localidad presagiando que un gran espectáculo se iba a suceder horas más tarde en el estadio portuense.

Ambiente de gala

El José del Cuvillo registró la mejor entrada de la temporada acudiendo alrededor de 8.000 personas de las cuales unas 1.200 eran llegadas de la capital de España. A pesar de ser declarado el encuentro de «Alto Riesgo», resaltar el trato cordial de ambas aficiones en todo momento dedicándose a animar a su equipo sin tener que lamentar ningún incidente.

En el terreno de juego, tanto José Luis Burgueña como Pepe Mel alinearon a sus onces de gala vaticinando un partido intenso y emocionante pero los portuenses no tuvieron su mejor día y fueron superados por los rayistas que tuvieron más fortuna de cara a portería.

Tras unos primeros minutos de contacto y aclimatación al terreno de juego, fueron los visitantes los que se hicieron con las riendas del partido dominando el centro del campo sin que ni Suárez ni Masegosa pudieran superar la presión ejercida por Cubillo y Enguix.

Las ocasiones se sucedían en las dos áreas por medio de jugadas a balón parado y de balones colgados desde las bandas pero siempre las defensas les ganaban la partida a los jugadores de ataque.

Ocasiones visitantes

Los primeros acercamientos fueron obra de Mainz (5’) al mandar alto un cabezazo a centro de Michel por parte rayista y Salido (7’) por los locales, el partido pareció entrar en una dinámica más favorable para los locales, que confiaban sus ataque a Zúñiga por la derecha. El malagueño consiguió marcharse varias veces de Llorens pero el veterano zaguero acabó tapando la gran vía ofensiva y el Portuense lo acusó.

No obstante, el encuentro tuvo demasiado juego aéreo, lo que provocó numerosas acciones embarulladas. Tras una de ellas, en el 9’, se produjo un disparo cruzado a media altura de Jonathan Álvarez, que se marchó junto al poste derecho de Wilfred. La réplica del Rácing la puso Salido, que recibió en el primer palo un córner botado por Zurdo, pero no pudo superar la maraña defensiva y finalmente Merino remató desviado (26’). Antes, Mainz volvió a poner en aprieto a los portuenses con un cabezazo cruzado que se fue por poco (20’).

La igualdad parecía evidente sobre el tapete artificial del Cuvillo hasta que apareció la figura de Michel. Esta vez el cerebro rayista se echó el equipo a la espalda y puso en jaque a los rojiblancos, con constantes combinaciones con Piti. El mediapunta madrileño sacó un córner olímpico que despejó Wilfred de puños (31’) y más tarde haría lo propio Zurdo con Alberto (39’), que se mostró bastante inseguro por alto. Entre tanto, una rápida combinación de Michel y Jonathan acabó con un peligroso centro del último que no encontró rematador cuando el portero rojiblanco estaba vendido (37’).

La primera parte encaraba su recta final cuando se produjo la desgraciada acción del primer tanto. Cubillo recupera un balón dividido en la medular y envía una vaselina a Piti ante la pasividad del eje de la zaga local. El punta alicantino encara a Wilfred en solitario, pero Jorge Herrero consigue arrebatarle el balón llegando desde atrás. Sin embargo, la pelota rebota en Piti y se cuela en el fondo de las mallas, pasando por delante de Wilfred. Corría el 43’ y este tanto fue un mazazo para el Portuense del que le costó trabajo recuperarse. Incluso antes del descanso pudieron sentenciar los visitantes con un remate de Jonathan que paró el meta palaciego.

En la segunda mitad el conjunto racinguista mejoró en juego controlando más la pelota en el centro del campo propiciado por el cese de ésta por parte visitante en busca de sentenciar en algún contragolpe.

Jugada decisiva

A los veinte minutos de la segunda mitad llegó la jugada clave del partido. Un remate de cabeza de Salido desde el punto de penalti era despejado con la mano por el meta Alberto a corner. El colegiado del encuentro, que en la primera mitad había señalado varios fueras de juego dudosos al ataque rojiblanco, señalaba saque de puerta. La decisión fue protestada por los jugadores racinguistas perdiendo la posición en defensa. Los rayistas aprovecharon el descontrol local para lanzar un rápido contragolpe que terminó con un derribo de Salido dentro del área y la expulsión del defensa marbellí con roja directa por ser el último jugador.

Llorens fue el encargado de materializar el segundo gol rayista desde el lanzamiento del punto de penalti que nunca debió existir ya que era saque de esquinas a favor de los racinguistas en la jugada anterior.

Con el 0-2 en el marcador y un jugador menos sobre el campo, los racinguistas intentaron recortar distancias pero el gol no llegó ya que el, ayer lento, ataque portuense no pudo ganarle la partida a la defensa madrileña.

Al final del partido, la afición portuense ovacionó a su equipo agradeciendo el desgaste realizado y el regalo de la fase de ascenso además de aplaudir a la afición y equipo rival demostrando, una vez más, la deportividad y saber estar que reina en la afición racinguista.

<