Principal > El Club > Tebas: “La filosofía del Rayo era no pagar ni un solo impuesto”
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Tebas: “La filosofía del Rayo era no pagar ni un solo impuesto”

El siguiente paso en la serie de informaciones sobre la ley concursal en el Rayo Vallecano nos lleva a uno de sus actores principales. Rayoherald.com entrevista a Javier Tebas, abogado del concurso en la entidad franjirroja en un documento de tres entregas que arrancamos el día de hoy.

Su llegada al club, el estado actual del proceso concursal, la polémica de las primas, el contrato de Movilla, el patrocinio, los derechos televisivos, la vinculación con la Fundación y la estrategia de cantera. Estos son sólo algunos de los temas que aclaramos directamente con Javier Tebas, especialista en derecho deportivo y ex-vicepresidente de la Liga de Fútbol.

Llegada y vinculación con el Rayo Vallecano

¿Cómo se produce la vinculación de Javier Tebas con el actual Rayo Vallecano de Raúl Martín Presa?
“Raúl Martín se pone en contacto conmigo en una reunión en la Liga a principios de junio y me pide una entrevista para que le explique como funcionan los concursos en el mundo del fútbol. Mantuvimos la reunión y a los diez días se presentó el concurso. Era la única vía que tenía el Rayo Vallecano, no sólo para mantener la categoría sino para no desaparecer”.

¿Era la única opción posible?
“El Rayo Vallecano tenía todos los ingresos bloqueados, era imposible pagar a los jugadores y había embargos y causas penales en el juzgado. La situación era absolutamente inviable y la única posibilidad que había era entrar en concurso de acreedores. Yo se lo explico, él toma la decisión de hacerlo y contrató a mis despacho para hiciese esa figura”.

Usted tiene un grupo de cuatro abogados de su despacho trabajando en el caso Rayo Vallecano. ¿Por qué se da esa circunstancia y quién se hace cargo de las minutas?
“Los concursos no suelen quedar en manos de abogados individuales, y menos todavía en el fútbol donde el tema tiene muchas aristas. Es un proceso en el que salen muchos conflictos laborales y rescisiones de contratos que aunque no sean fraudulentos pueden perjudicar a la masa del club para garantizar su viabilidad. Tienes que cubrir temas laborales, temas mercantiles y temas fiscales para cubrir temas gravísimos con la Agencia Tributaria. Desde que se inicia el concurso todos los pagos, incluido el del abogado del concurso, están bajo el control de la administración concursal, que es un órgano nombrado por el juzgado”.

¿Estuvo usted vinculado o trabajó para el Rayo Vallecano de los Ruiz-Mateos?
“Puntualmente les llevé algunos pleitos hace unos años, recuerdo alguno por De Quintana hace unos cinco o seis años”.

¿Y a Raúl Martín Presa? ¿Le conocía de algo con anterioridad?
“No le conocía de nada más allá de ver en los medios que era ‘un osado’ que había contactado con Ruiz-Mateos para quedarse el Rayo Vallecano”.

Al que sí conocía era a Antonio Fernández Monterrubio, que fue el siguiente en llegar al club como Director General
“Cuando yo llego al Rayo Vallecano, dada mi experiencia no sólo en temas concursales sino en el mundo del fútbol donde llevo muchos años, veo que el club no tenía ningún punto de referencia en cuanto a organización. El Rayo Vallecano carecía de todo, absolutamente de todo. Aconsejé a los administradores que hacía falta la figura de un Director General con experiencia en el fútbol y en clubes concursados. Raúl Martín no tenía experiencia en estas situaciones y de hecho hubo situaciones en esos primeros meses que no se habrían dado de haber conocido mejor el mundo del fútbol. Así llega Antonio Fernández Monterrubio al Rayo a primeros de agosto”.

Situación actual y despidos de empleados

Comenta que el Rayo carecía de muchas cosas. Antes de entrar en profundidad en cada uno de los temas. ¿Qué ha sucedido y qué ha mejorado en estos meses de concurso?
“A nivel organizativo en estos meses el club se ha puesto al día de lo que al menos debe ser un club como el Rayo Vallecano. Quizás todavía no está en la élite pero se ha mejorado mucho. Todavía falta y hay que acostumbrarse a cosas nuevas, incluyendo algunos empleados que deben saber que esto ya no es la época de los Ruiz-Mateos. Hay mucha más exigencia en el trabajo y había sueldos muy por encima de lo normal en otros equipos para las mismas labores. De lo que era el club a lo que es ahora hay un abismo”.

Pero eso también se ha traducido en algunos despidos de personal de toda la vida…
“Partimos de la base de que la filosofía del Rayo Vallecano era no pagar ni un impuesto, lo que pagó fue forzado por embargos y eso se trasladaba a todos los aspectos del club. La figura de acomodadores y porteros con contratos fijos y discontinuos ya no existe en casi ningún club, se contrata a empresas externas de seguridad. Ese es uno de los pasos que hay tomar para regularizar el club”.

¿No había otras opciones?
“El Rayo era un equipo de riesgo, pero no en lo deportivo sino en las infracciones laborales graves que trascendían al ámbito penal. No se pagaba seguridad social y podía pasar cualquier cosa en caso de accidentes laborales, con posibles penas de carcel. También había exceso de coste en el tema del cuidado del campo. Se han tenido algunos despidos para normalizar esa situación, por muy doloroso que sea no se puede mantener el club por encima de su nivel. El Rayo no es una ONG”.

¿Son estas medidas un intento de profesionalizar todas las áreas del club?
“No ya de profesionalizar sino de adecuar. No se pueden tener personas de más para lo que produce el Rayo Vallecano. Seguro que todo el mundo es profesional; otra cosa es que te sobren profesionales en la estructura que necesitas”.

La duración y los plazos del concurso de acreedores

El organigrama de gobierno en el Rayo Vallecano no es fácil de interpretar. ¿Cuál es la labor de los administradores?
“Hay cuatro cabezas pasajeras, que son la mia y la de los tres administradores concursales, cuya obligación es controlar que no se va a gastar más de lo que se ingresa y que lo que se va a gastar se hace en lo necesario, intentando ahorrar dinero para pagar las deudas. La figura de la administración concursal también se preocupa de ver si los contratos firmados en los dos años previos al concurso son normales o anormales y si pueden perjudicar a la entidad. La propia empresa no lo haría y los administradores pueden tomar decisiones de rescisión… que alguna tomarán”.

¿Y hasta cuándo van a estar trabajando en el Rayo, tanto los administradores como su despacho?
“Mi equipo de trabajo terminará el día que tengamos el convenio del Rayo Vallecano. La administración concursal también desaparecerá y quedará la figura de un consejero delegado como Raúl Martín Presa y un director general como Antonio Fernández Monterrubio”.

El listado de acreedores es para echarse a temblar…
“Lo que hace la administración es ver a quién se le debe. En el Rayo Vallecano es un proceso complicado por las grandes carencias que tenía el club a nivel de datos. Tienes que comprobar si los datos son válidos o no. Así se hace un informe provisional de acreedores y ahora estamos en la fase en la que se impugna ese listado. Puede reclamar el que no esté en la lista, no tenga la cuantía correcta o no esté calificado como corresponde”.

¿Cobrará todo el mundo?, ¿cuando se puede llegar a un convenio?
“Hay créditos privilegiados como la Agencia Tributaria que tiene más fuerza, otros ordinarios y otros subordinados. Cuando se termine la impugnación el juez dicta la sentencia y se hace la lista definitiva de acreedores. A partir de ahí, en dos meses tenemos que tener convenios. ¿Cuánto puede durar esto? Yo tengo la esperanza de hacerlo en abril o en septiembre, no querría hacerlo a final de temporada”.

Responsabilidades y culpables de la situación actual

¿Y la responsabilidad de todo lo acontecido en el pasado?
“Es penal. No olvidemos que la familia Ruiz-Mateos tiene dos procesos abiertos por ello con importes de más de 20 millones de euros”.

¿Son los Ruiz-Mateos los únicos malos de la película? ¿Se puede llegar a semejantes cifras sin el consentimiento o conocimiento de todas las partes implicadas?
“Se puede hacer una valoración sencilla y que cada palo aguante su vela. Aquellos empleados o jugadores que cobraban en sobres y firmaban documentos privados, si lo han declarado en su declaración de la renta no tendrán ningún tipo de problema. Que cada uno valore esa situación, pero creo que en el Rayo se salvan pocos”.

El aficionado que no llega a fin de mes sí que paga los impuestos, ¿cómo puede pasar esto cuando hablamos de contratos tan elevados? Esa misma gente sale a la calle a apoyarles…
“Es cierto que cuando no cobraban no podían cumplir. Los jugadores lo saben bien porque han pasado por otros clubes y saben cómo se paga en otros sitios y cuánto se cobra en Segunda División. Lo dejo a la conciencia de cada uno”.

¿Se ha encontrado en su carrera con otras entidades o clubes en este estado?
“El Rayo Vallecano ha sido un ejemplo negativo de lo que no debe ser un club. En ese aspecto el Rayo no estaba bien visto en el fútbol profesional. Si no pagas impuestos siempre puedes ofrecer más dinero que otros equipos de similar categoría. Si otro equipo podía ofrecer 250 netos porque le costaba 500 brutos el Rayo te ofrecía 500 netos porque no pagaba impuestos. Tenía una posición de ventaja y eso le hacía no ser muy querido en el mundo del fútbol profesional”.

Entrevista a Javier Tebas
Parte I: “La filosofía del Rayo era no pagar ni un solo impuesto”
Parte II: “El Rayo Vallecano estuvo a 24 horas de desaparecer”
Parte III: “La fiesta de los Ruiz-Mateos habrá que pagarla sí o sí”

<