Principal > General > Llorens, un «abuelo» con pilas alcalinas

Llorens, un «abuelo» con pilas alcalinas

Refrito de marca.es

Es el «abuelo» de Segunda, al menos en cuanto a jugadores de campo se refiere. Cuando el balón comience a rodar, Carlos Llorens cumplirá 36 «primaveras», aunque por este alicantino parece que no pasan los años.

No en vano, la temporada pasada fue el jugador del Poli Ejido que más minutos disputó. Titular indiscutible para el técnico, Pepe Mel, se hizo el amo y señor del carril izquierdo, lo que le valió la renovación una temporada más. Y por lo que está demostrando en esta pretemporada, tiene cuerda para rato: “No estoy cansado, me encuentro muy bien”, comenta Carlos después de las palizas físicas típicas de pretemporada, que alguno de los jugadores más jóvenes del plantel, casos de Tena o Cristian, parecen acusar más: “Es lógico que estemos hechos polvo después de algunos entrenamientos, aunque parece que Llorens es de otra pasta”, comentan.

En un plantel en el que el nigeriano Sunny podría ser su hijo, ya que Llorens le dobla la edad, el carrilero alicantino es uno de los ilustres de la categoría. No obstante, antes de su llegada al Poli Ejido, su hoja de servicios ha quedado de manifiesto en equipos de la talla del Elche, Lleida, Levante, Osasuna, Atlético de Madrid, Rayo Vallecano y Alavés, temporadas en las que ha vivido las dos caras del mundo del fútbol.

Precisamente, llegó a tierras almerienses procedente del equipo vitoriano hace dos temporadas, donde coincidió con el ahora capitán celeste, el portero Kike. Después se sumó Vucko y el último en llegar ha sido Kiko.

Es curioso cómo Llorens tiene muy claro por dónde pasa su futuro y su previsión no ha podido ser más aventajada, puesto que tiene desde hace dos temporadas el título de entrenador nacional de fútbol que se ha ido sacando por fases en los distintas ciudades por donde ha pasado. Llorens insiste que todavía no piensa en sentarse en un foso: “Hoy por hoy me siento futbolista y pienso sólo como futbolista. A Mel no tengo nada que decirle ni que corregirle”.

Si le siguen respetando las lesiones, no piensa en colgar las botas, sino en seguir compitiendo al máximo nivel. Es de otra pasta, no hay nada más que verle subir y bajar la banda y seguro que a nadie se le ocurriría pedirle el carné de identidad.

Cada vez es más habitual que los jugadores, una vez superada la treintena, continúen en activo y Carlos Llorens es uno de los privilegiados de ese club, en el que también hay jugadores como los guardametas Unanua, Aizpurua o Juanmi; defensas como Loren o Txema; mediapuntas de la talla en la categoría de Juanito o Pinilla y todo un peligroso ariete, como el herculano Moisés.

0 comments
<