Principal > Cantera > Compromiso de lujo para el filial
Fotografía / Rayoherald.com

Compromiso de lujo para el filial


Este domingo los pupilos de Jimeno tendrán la oportunidad de medirse al que en este tramo de la temporada sea, con toda seguridad, el equipo más en forma del grupo I. La ausencia de partido del primer equipo y la fuerte demanda de público que arrastra el rival han provocado que el partido se desplace hasta el Estadio de Vallecas. Diego Benito podría no entrar en una convocatoria en la que tampoco estará Nono, sancionado. El cuadro carbayón llega a Vallecas en un gran momento de forma.

Escenario de gala, rival histórico

Llega el último partido del año para el filial, y para despedirlo de la mejor forma posible, nada mejor que hacerlo ante su afición en el Estadio de Vallecas y ante un histórico del fútbol español como el Real Oviedo. Con el camino a medio hacer y con un saco de puntos considerable a las espaldas –a falta de un partido para concluir la primera vuelta-, el conjunto franjirrojo encara este partido con la máxima ilusión y el mismo compromiso que ya le permitió plantar cara a otros grandes como Castilla, Albacete o Lugo.

El técnico franjirrojo -que el domingo no se sentará en el banquillo de Vallecas al cumplir el primero de los tres partidos de sanción- no podrá contar con Nono, expulsado en el Cerro del Espino. Sin embargo, la duda que no deja tranquilo a Jimeno es la presencia de Diego Benito, que podría no ser de la partida ante el Oviedo para, de esa manera, estar al cien por cien el próximo miércoles en el partido de vuelta de Copa del Rey que el primer equipo disputará ante el Racing.

Las buenas noticias serán el regreso de Owusu y Rober para reforzar la zaga, y la vuelta de Rayco a las filas del filial tras debutar en Primera División; será un partido especial para el canario, que se enfrentará a su antiguo equipo.

Lanzados al ascenso

Por el lado carbayón, el conjunto de Pacheta llega a esta cita lanzado en su carrera por el ascenso. Ocho partidos acumulan los ovetenses sin conocer la derrota lo que les ha llenar las arcas de confianza, más aún con las últimas victorias cosechadas ante equipos como el Castilla o el Tenerife. Tras un inicio de campeonato algo dubitativo, el Oviedo consiguió estabilizarse hasta ocupar una meritoria tercera plaza.

El parte de bajas es lo que más preocupa al técnico burgalés, ya que tendrá que buscar soluciones para ocupar los espacios dejados por Jorge Rodríguez, Abasolo, Candela, Óscar Martínez y Sabih Moré. La principal amenaza para el Rayo B será la presencia de Manu Busto, delantero y máximo realizador del conjunto asturiano con siete dianas. Destacable será el regreso a Vallecas del defensa canario Juanma, tras su corta estancia por el club franjirrojo.

Broche de oro

A pesar de ello, los de Pacheta no quieren relajarse y buscan seguir sumando puntos que les permitan celebrar a final de temporada un ascenso que aliviaría las penas de la afición del Carlos Tartiere. Una hinchada que el domingo se desplazará en masa hasta la Avenida de la Albufera para animar a su equipo –como ya hiciera hace quince días en Valdebebas-.

Partido lleno de color, tanto en las gradas como en el césped del Estadio de Vallecas, entre dos de los equipos más sorprendentes de la primera vuelta, que el domingo se verán las caras por primera vez en competición oficial. Un broche de oro para cerrar un gran año del filial.

<