Principal > Primer Equipo > Las imprudencias se pagan
Fotografía / Rayoherald.com

Las imprudencias se pagan


Que uno de tus capitanes decida airear temas extradeportivos a dos días de un partido crucial es una imprudencia. Que tu jugador más en forma de toda la plantilla no tenga papeles y se pase la noche tirado en el aeropuerto de Conakry es una imprudencia. Y que dos de tus pilares en el once titular cumplan sanción contra un rival directo es otra imprudencia. En Vallecas las imprudencias se pagan, y muy caras.

Superados por el Sporting

Buena fe de ello pueden dar quienes asistieron al que probablemente haya sido el partido más pobre del Rayo desde que José Ramón Sandoval es su técnico. Sin restar méritos ajenos a un Sporting que se mostró impecable en Vallecas, el conjunto rayista procedió sin pudor a practicarse un particular haraquiri que no puede sino torcer el gesto de quienes confiaban a ciegas en un equipo que había dado la cara ante rivales de superior entidad.

La buena propuesta futbolística de los vallecanos, su valentía y todo el amalgama de prodigiosos calificativos que el equipo se había ganado en las últimas semanas se esfumaron en apenas unos minutos. Al clamoroso penalti a favor del Sporting realizado por Arribas que Mateu Lahoz decidió ignorar le siguió el primer gol rojiblanco. Un fallo garrafal al alimón entre Labaka y Cobeño era aprovechado por Barral para inaugurar el marcador y, de paso, dar comienzo al carrusel de catástrofes defensivas rayistas.

La actuación de Rafa García y Labaka sirvió para evidenciar la excesiva dependencia de los sancionados Jordi Figueras y Javi Fuego, indiscutibles en batallas ajenas pero en la grada cuando más se les necesitaba. La baja de Lass fue igualmente trágica: el equipo echó de menos a gritos al joven guineano. Su frescura sólo pudo ser suplida en parte por el talento de Trashorras, el más destacado de los franjirrojos pero cuya aportación fue insuficiente para activar a sus compañeros.

El siguiente latigazo sportinguista nacería de otra imprudencia vallecana. Piti perdía un balón en la medular y protestaba a un colegiado cuya permisividad a la hora de pitar es de todos conocidos menos, según se vio, por el jugador catalán. Nacho Novo sería el encargado de batir a Cobeño y volver a sacar los colores a la zaga local.

Movilla se quedó en la caseta

Movilla se quedó en el vestuario tras el descanso. Ni rastro de su fútbol durante los minutos que disputó después de una semana en la que volvió a abrir una caja de truenos que bien podía haber estado guardada para ocasiones más oportunas. La sustitución dio pie al debut en Primera de Rayco, quien se sumó al festival de desaciertos firmados por los rayistas.

El gol de la sentencia visitante llegó tras un auténtico cúmulo de despropósitos en la defensa local. Nacho Novo dilapidaba toda esperanza vallecana al sacar provecho de la incapacidad de Arribas y Labaka a la hora de defender. De nada servía ya reclamar otro claro penalti a Tito en el área sportinguista. Ni siquiera el gol de Michu en el descuento maquilló lo visto sobre el césped. El fútbol liguero no volverá a Vallecas hasta dentro de poco menos de un mes. Tiempo hay de sobra para el trabajo, la reflexión y reorientar el rumbo tomado.

Rayo Vallecano: Cobeño; Tito, Arribas, Labaka, Casado; Movilla (Rayco, m.46), Rafa García (Delibasic, m.63); Trashorras, Michu, Piti (Koke, m.74); y Tamudo.

Sporting: Juan Pablo; Botía, Gregory, Iván Hernández, Canella; André Castro, Rivera, Óscar Trejo, Nacho Novo (Bilic, m.68); De las Cuevas (Sergio Álvarez, m.79) y Barral (Carmelo, m.75).

Goles: 0-1: Min 10 Barral aprovecha un fallo entre Cobeño y Labaka; 0-2: Min 37 Nacho Novo consigue el segundo de remate cruzado; 0-3: Min 66 Nacho Novo, de nuevo a la contra; 1-3: Min 91 Michu acorta distancias desde dentro del área.

<