Principal > Cantera > El filial suma y sigue lejos de Vallecas
Fotografía / Rayoherald.com

El filial suma y sigue lejos de Vallecas


La primera parte estuvo muy disputada con ambos equipos buscando la portería contraria. En el segundo acto, el Leganés puso a prueba la defensa del equipo franjirrojo. A diez minutos del final, Mata estrelló un balón en la cruceta que pudo ser decisivo.

Valioso punto el conseguido en la tarde del domingo por los chicos de José Manuel Jimeno en Leganés. El cuadro vallecano ponía rumbo al sur con un plantel justo que obligó al técnico franjirrojo a convocar para este partido a un jugador del juvenil, Ismael. A la ausencia de Aitor, se le sumaban las de Villarejo –sanción tras ciclo de tarjetas- y Diego Benito –con una contusión en la tibia-.

Abierta primera parte

El Leganés se encargó de llevar el timón del partido en los primeros minutos. La velocidad de Tonino y la peligrosidad a balón parado de los pepineros ponían en apuros al Rayo que mostraba su rebeldía explotando el juego por bandas de Perea y Rayco. Con el paso de los minutos, la presión del cuadro local disminuyó de intensidad, situación que hizo poner las cosas más fáciles al filial a la hora de crear ocasiones.

La más clara la tuvo en sus botas Jaime Mata justo antes del descanso. Un inspiradísimo Jorge Sáez, que se mostró muy activo en todas las facetas del juego, sacaba de la nada un gran pase entre líneas para que el delantero franjirrojo hiciese el resto ante Rubén Falcón, que finalmente ganaba la partida al ex del Móstoles en el mano a mano. Con la sensación de que el primero que cometiese un fallo se iba a llevar el botín final, se llegó al tiempo de intermedio en Butarque.

Gran trabajo defensivo

Tras quince minutos de descanso, Jimeno recolocaba a Alcañiz en el centro de la zaga incluyendo a Rober en lugar de Mario. El Lega se acercaba al área de Isma con más soltura pero el buen hacer de la línea de atrás anulaba cualquier intención de peligro del cuadro pepinero. Un buen disparo desde la frontal de De Lerma era atajado sin problemas por el arquero rayista.

Con el Leganés volcado sobre el campo franjirrojo, los de Jimeno se percataron de sus posibilidades a la contra, más aún con la lesión del capitán pepinero, Víctor, que encendió las alarmas en Butarque al abandonar el césped con la mano pegada al abductor. Seguidamente, una gran jugada de Nono por la banda permitió al hábil jugador acabar en el área blanquiazul para que, justo en ese preciso momento, de nuevo Mata se cruzase en la trayectoria del balón para reventarlo en la madera en lo que fue la ocasión más clara en la que el filial estuvo más cerca de encontrar el gol.

El Leganés no se amilanó y se mantuvo al pie del cañón liderando el juego ofensivo pero a su vez impreciso, que le mantuvo con opciones de llevarse la victoria durante todo el encuentro. El ejemplo evidente de la falta de puntería pepinera lo puso de manifiesto Aridane. El jugador canario tuvo la oportunidad de adelantar a su equipo en un mano a mano con Isma en el que también intervino un omnipresente Jorge Sáez para evitar el tanto local.

No habría tiempo para más, tanto Lega como Rayo se repartieron los puntos en un duelo en el que se echó en falta algún gol en beneficio del espectáculo. El empate sirve como punto de inflexión al filial que sigue sumando puntos fuera de Vallecas para mantenerle en la zona tranquila de la clasificación. Por parte del Leganés, el punto conseguido ante su hinchada les permite no descolgarse en exceso de los puestos de salvación.

C.D. Leganés: Falcón, Llamas, Iván Díaz, David López, Vicente (Rida ’63), Bayón, De Lerma, Tonino (Aridane ’63), Azcarate, Víctor (Alcántara ’78), Pedro.

Rayo Vallecano B: Isma; Owusu, Guadaño, Mario (Rober ’45), Alcañíz; Cuerva, Chevi (Nono ’67), Jorge Sáez, Rayco (Dani ’82), Perea, Mata.

Árbitro: Pintado Calero (comité valenciano). Amonestó a Falcón, David López y Azcarate por parte del Leganés. En el Rayo amonestó a Rayco, Mata, Perea, Rober y Dani.

Incidencias 2000 espectadores en el Municipal de Butarque, Leganés. Unos cincuenta aficionados rayistas. Se guardó un minuto de silencio en memoria de José Antonio Olmedo. Los jugadores portaron en sus brazos un brazalete blanco en señal de luto.

<