Principal > Perfiles > Mesut Özil, precisión alemana
Fotografía / Rayoherald.com

Mesut Özil, precisión alemana

Nacido en Alemania, con raíces turcas y con la clase propia de un jugador brasileño. La innegable mezcla de géneros de Mesut Özil -15 de octubre de 1988 Gelsenkirchen, Alemania- le convierten en un jugador especial, un talento puro destinado a ser uno de los mejores jugadores en un futuro muy cercano. Y es que sus características así lo anuncian: rapidez, explosividad, técnica, agilidad y una astucia en los metros finales dignas de todo un crack.

Distinto a los demás

Los orígenes futbolísticos de “El búho”, como se le conoce desde hace años, se remontan al humilde barrio de Bulmke, al este de la ciudad de Gelsenkirchen. Ese fue el destino elegido por sus abuelos tras emigrar años atrás desde Turquía a la búsqueda de un futuro más próspero, descendencia otomana que provocaría numerosos quebraderos de cabeza para Özil en años venideros.

Con siete años y como cualquier niño atraído por el balompié, se inscribió en el equipo de su localidad natal, el Westfalia 04 Gelsenkirchen. En 1998 dio un pasito hacia adelante y de la mano del Teutonia Schalke comenzó a destacar por encima del resto de compañeros. Mesut era diferente, su manera de desenvolverse invitaba a permanecer atento a su evolución; el joven zurdo apuntaba maneras. Un despunte en el que quizá tuviera parte de culpa Zinedine Zidane, un mago la pelota que por entonces recibía el balón de oro y que el alemán tuvo como principal referencia.

Su siguiente parada destacable fue el Rot-Weiss Essen, conjunto germano que hoy milita en la cuarta división del país y en el que el talentoso futbolista permaneció cinco temporadas. Pese a que no llegó a jugar con la primera plantilla, el Schalke 04 ya era consciente de su potencial y no dudo en contratarle con dieciséis años. Apenas una temporada con “Los mineros” le bastó para debutar con un primer equipo que luchaba por la liga y disputar partidos europeos. Más tarde, las elevadas exigencias económicas de su padre para su renovación motivarían su salida rumbo al Werder Bremen por unos cinco millones de euros.

Alemania, su escudo

Pese a haber sido internacional Sub-17 y Sub-21 con Alemania, la selección turca nunca dejó de insistir para que vistiera sus colores. Consideraban a Özil como suyo y numerosos han sido los intentos para lograr un cambio de opinión, pero el mediapunta siempre lo tuvo claro. Nunca renegó de sus orígenes, es más, profesa la religión musulmana y cumple con el Ramadán, pero su infancia y desarrollo van de la mano de Alemania y siente que debe algo a este país.

Hoy en día es la referencia del cambio generacional del combinado que dirige Joachim Löw, una selección que junto a España está destinada a luchar por los próximos campeonatos mundiales y europeos.

Futuro blanco

Tras varias temporadas a gran nivel en el Werder Bremen, aterrizó en el Real Madrid en 2010 por unos 15 millones de euros, cifra para muchos irrisoria teniendo en cuenta el potencial futuro del futbolista.

Pese a ser criticada en muchas ocasiones su irregularidad en el terreno de juego y su desaparición en los momentos más importantes, es evidente que la simple presencia de Mesut Özil en el verde es sinónimo de peligro para el rival. Sin duda alguna, una importante prueba de fuego para los jugadores franjirrojos que no están dispuestos a presenciar la mejor cara de la estrella blanca.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

<