Principal > General > El Rayo tuvo piedad

El Rayo tuvo piedad

Fuente: eldiariomontanes.es

La Gimnástica de Torrelavega no pudo llevarse nada positivo de su nueva visita a tierras madrileñas. Dos goles de su delantero Mauri, el mejor jugador en el campo, le dio al Rayo Vallecano una victoria justa que pudo haber sido mucho más contundente si sus arietes no se hubieran mostrado tan fallones. Eso salvó a la Gimnástica de haber salido goleada del Teresa Rivero.

El partido comenzó con ritmo y ocasiones. A los dos minutos, Collantes dio el primer aviso del encuentro con un disparo desde fuera del área que fue repelido a correr por Royales. La Gimnástica de Torrelavega no quiso quedarse atrás, y en su única aproximación de la primera parte, gozó de su mejor ocasión, un fuera de juego mal tirado por la defensa rayista dejó solo a Jorge, que de bonita vaselina mandó el esférico al larguero de la meta defendida por Alberto.

Tras este comienzo trepidante, los de Pepe Mel se adueñaron del balón, pero sin encontrar el antídoto al gol. Sería de nuevo Collantes en el minuto 8 cuando desde una posición lejana chutó y el balón cogió un efecto que dificultó la parada de Royales, pero finalmente no tuvo peligro.

La Gimnástica se encerró atrás dando el empate como bueno. En el minuto 17, Mauri se marchó por velocidad de su defensor, muy escorado, casi sin ángulo, mandó el balón al lateral de la red en la mejor ocasión rayista.

Conforme pasaban los minutos, el partido trascurría por los mismos derroteros; el Rayo apretando y la Gimnástica cada vez más encerrada atrás y encomendándose a algún contragolpe.

El conjunto madrileño no conseguía abrir la lata cántabra, sólo de disparos lejanos como los de Enguix en el 32 y en el 43 pusieron en algún aprieto la meta contraria. La pareja de centrales formada por Mario y Toño vivieron unos primeros 45 minutos sin demasiado trabajo.

Tras el descanso más de lo mismo, los once jugadores de la Gimnástica en su propio campo y el rayo en búsqueda del primer tanto del partido. Michel no tenía su tarde y no consiguió controlar un gran centro del Coque, levantando pitos en la afición.

Mel no lo debió ver claro y metió a un delantero nato como Armendano, que en el minuto 51 mandó una volea por encima del larguero. Mientras él daba más movilidad al ataque, los centrales Amaya y Manis mantenían a raya a Jorge, un verdadero islote entre la defensa local. En el 58, la conexión Javi-Jorge terminó con un remate de este último a las manos del portero. Y en el 62, una rápida contra del Rayo llevada por Coque terminó con una vaselina detenida por Royales.

Se hizo justicia

El Rayo fallaba una y otra vez, sus delanteros no se encontraban muy finos en la tarde de ayer. En el 63, un centro de Albiol fue rematado de cabeza por Mauri incomprensiblemente fuera.

El gol era cuestión de tiempo y llegó en el 71, un gran pase de Armentano habilitó a Mauri, que en el mano a mano anotó el 1-0 que hacía justicia a lo visto sobre el terreno de juego.

Con el resultado en contra, la Gimnástica de Torrelavega se vino arriba, pero las contras del Rayo resultaban mortales. De nuevo Mauri en el 79, erró la sentencia, pero no así en el 83, en el que hizo el doblete en un mano a mano que convirtió en gol con un disparo contundente.

A tan solo cinco minutos para el final del partido y con todo perdido Toño pudo reducir distancias, pero Albero sacó una mano providencial. Una segunda parte para olvidar de la gimnástica le condenó a la derrota, mientras el Rayo lo bordó e incluso hizo corto el resultado.

<