Principal > General > El Sevilla se aferra a Kanouté y Alfaro

El Sevilla se aferra a Kanouté y Alfaro

Redacción Rayo Herald / Fuente: elmundodeportivo.es

Se impuso la lógica en el Sánchez Pizjuán y el Sevilla se clasificó para los cuartos de final de la Copa del Rey. Sin embargo, el marcador final (3-1) no reflejó exactamente lo que aconteció en el campo, pues a falta de veinte minutos para el final el equipo que accedía a la siguiente ronda era el ‘chico’, el de Segunda División B, el Rayo Vallecano.

Durante varias fases del partido, especialmente antes del descanso, no se apreció la diferencia de categoría y sólo la salida de Kanouté en la segunda parte y la gran noche del canterano Alfaro hizo decantar la balanza del bando local, que sumó su primer triunfo del año.

Que el Rayo no iba a arrojar la toalla a las primeras de cambio se vio rápidamente, a pesar de que necesitaba ganar tras el 0-0 de la ida. Se comprobó cuando supo levantarse con celeridad a los seis minutos de encajar el primer gol (min. 17), obra de Alfaro, quien rectificó un clamoroso fallo de Kerzhakov a puerta vacía. Casi acto seguido, el equipo de Pepe Mel conseguía nivelar la contienda con un buen gol de Mauri, quien batió a Cobeño con un chut desde la frontal del área.

El 1-1 metía provisionalmente al Rayo en cuartos y el Sevilla empezó a dudar de sus posibilidades. Y eso que tuvo la opción de irse al descanso con ventaja, pero el gol de Kerzhakov (min. 43) fue anulado por un fuera de juego harto dudoso.

Juande recurrió a Kanouté

Juande Ramos no debió ver clara la situación y en la reanudación dio entrada a uno de sus buques insignias, Kanouté, por un inoperante Adriano. La apuesta por el maliense no tardó en dar sus frutos, pues el Sevilla, ya con un claro referente en la punta de ataque, se volcó con mayor claridad de ideas sobre el marco de Alberto y en el minuto 69 el cántaro se acabó por romper. Un centro de Duda, otro de los acertados cambios de Juande en este segundo período, puso el balón en el segundo poste y allí el ‘pichichi’ de la Liga no lo desprovechó, marcando de cabeza el 2-1.

Desde ese momento, entonces ya sí, el Sevilla se vio vencedor, mientras el Rayo Vallecano, con las baterías semi-descargadas, no tuvo opción de lograr la machada. El equipo andaluz aún tuvo tiempo de poner la guinda y lo hizo de manera brillante, a través de Alfaro, que marcó un gran gol (min. 85). Recibió un medido centro de Duda, bajó el balón con el pecho y ‘fusiló’ a Alberto desde el vértice del área grande con un potente chut. Una excelente diana que, eso sí, no empañó el buen partido del Rayo, que demostró por qué lidera su grupo de Segunda B.

<