Principal > General > Todo abierto para la vuelta

Todo abierto para la vuelta

Fuente: www.rayovallecano.es

Todo se decidirá en Sevilla. Como ya sucediera en la eliminatoria ante el Espanyol, el Rayo Vallecano de Pepe Mel demostró sobre el terreno de juego que la teoría dice una cosa y el fútbol luego marca otra.

Con emotivos reencuentros dentro y fuera del césped, arrancaba un partido marcado por la ilusión para un equipo y una afición, que no hace mucho tiempo saboreaba encuentros de esta índole con más frecuencia. Lógicamente uno de los nombres propios a destacar era el de Juan de Ramos. Hoy la que fuera su afición le agradeció momentos vividos que forman parte de la historia del Rayo.

La salida y el recibimiento, grandes, como el partido. En lo futbolístico todo arrancó casi a cámara lenta. Rayo y Sevilla se miraban, se tanteaban, pero no se golpeaban. Sólo un lanzamiento al palo de Chevantón en el catorce rompió la calma. En el equipo local, se buscaba abrir el campo para buscar más huecos. Las defensas muy adelantadas favorecían la presión.

Con empate técnico en la medular, y el Sevilla ajustando -como suele pasar a los que no visitan con asiduidad el Teresa Rivero- la fuerza en los pases largos, llegaba la más clara del Rayo en la primera mitad. Casi en el descanso, Mauri recibía en posición de interior derecho y cedía al área chica para que Jonathan no llegara a remachar por un palmo. Cobeño -exrayista- respiró.

La segunda parte fue otra historia. El Rayo creyó en la opción de la victoria y ya desde la salida Álvaro Zazo sustituyó a Enguix para mandar aún más en el centro. Diego Torres y Collantes entrarían por Coke y Míchel en este periodo. El gaditano explotó su velocidad ante Alves y generó gran sensación de peligro cada vez que tocó el balón.

En la meta rayista, Javi Muñoz siguió pese a las molestias musculares. Un bendaje y un par de remates de Renato y Chevanton. El partido crecía con el paso de los minutos y para que no le faltara nada, también tuvo su ración de polémica en una doble caída en el área de Mauri con Aitor Ocio que no fueron nada para Pérez Lasa. Como si fuera un partido de la NBA, ya en el último cuarto se vio lo mejor.

Llorens redoblaba esfuerzo, Albiol también. El Sevilla poco a poco se vencía hacia su propio área y tras un nuevo regate de Collantes a Alves hacia su pierna buena, probaba fortuna desde fuera sin recoger premio. Por el otro costado Miguel Albiol creaba paridad numérica en los encuentros para que Jonathan buscara el regate.

Fruto del dominio y de la fe en sus posibilidades, el Rayo tuvo en una acción a balón parado en el ochenta y uno quizá la más clara. Otra vez Miguel Albiol desde la derecha la colgaba al área para que Diego Torres rematara de cabeza lo que Cobeño salvó.

Con el equipo local crecido llegaba el final. Empate con sabor quizá a algo más, que deja la resolución para el Pizjuán en siete días. Algo está claro. Será un partido para no perderse.

<