Principal > General > El Universidad inicia el año puntuando

El Universidad inicia el año puntuando

Fuente: canarias7.es

El Universidad de Las Palmas consiguió un valioso empate en casa del líder (1-1), el Rayo Vallecano, con lo que aleja los fantasmas de los malos resultados con que concluyó el año.

El Universidad de Las Palmas salió con la lección aprendida en Vallecas y, aprovechando las reducidas dimensiones del terreno de juego, desplegó sus efectivos estratégicamente para ocupar el mayor espacio posible y reducir el margen de maniobra de los locales.

La primera buena ocasión del partido fue para los locales, cuando tras una de las escasas combinaciones en las inmediaciones del área, Cubillo consiguió conectar un disparo que salió ligeramente por encima del larguero.

Los canarios, por su parte, no crearon demasiado peligro en la portería de Alberto, aunque siempre mostraron una especial predisposición para salir a la contra. Molina, en el minuto 25, a punto estuvo de cabecear una falta sacada desde la banda derecha.

El juego se enredó en el centro del campo y aunque el Rayo buscaba mandar en el juego y en el balón, la buena defensa del Universidad desbarató cualquier opción de los locales, que llevaron la iniciativa, aunque no pudieron materializar este aspecto en ocasiones de gol claras.

En los últimos minutos de la primera mitad, el Rayo en base a tocar y tocar el balón consiguió buenas combinaciones y aproximaciones al área, pero con el mismo resultado, es decir, dominar el juego, pero no tener grandes ocasiones de marcar, excepto la que tuvo Collantes en el minuto 44, en la que no supo conectar un buen disparo para batir a Moisés.

Gol de Nuñez en la reanudación

El panorama cambió de inmediato en la reanudación cuando Núñez se aprovechó de la inactividad de la defensa rayista para conseguir el primer gol en el minuto 47. Fue en una falta en el centro del campo, sin peligro ninguno, el Universidad la botó con rapidez y la defensa del Rayo se quedó parada, creyendo que el juego no se había reanudado, Núñez paró el balón, se preparó sin oposición ninguna y fusiló al portero apenas a dos metros de distancia.

Tras el mazazo, el equipo vallecano asedió la portería del Universidad, más con el corazón que con la cabeza, fruto de la rabia del error, consiguiendo un par de oportunidades en los minutos posteriores, aunque sin consecuencia en el marcador.

El Universidad reculó unos metros y acumuló hombres en las inmediaciones de su área, facilitando el acercamiento de los locales, que, sin embargo, no acertaron con el gol por medio de Pedro Barquero y Mauri, principalmente.

Tras el achuchón de los primeros minutos tras el gol, el Universidad encontró el mejor caldo de cultivo posible para jugar a la contra, al estar el Rayo completamente volcado en ataque y descuidar su defensa. Fruto de ese estado de cosas, Poncho desaprovechó la mejor ocasión del partido al tener un uno contra uno con el portero, Alberto, al que no pudo superar en el minuto 71.

Dos minutos después, el Universidad le devolvió el favor al Rayo y en una jugada muy similar, Amaya consiguió el gol del empate. Fue una falta en el centro del campo, también sin peligro y Amaya se adelantó a la defensa el remate de cabeza.

Los nervios cundieron sobre el terreno de juego. Primero fue la expulsión de Pedro Baquero y después la refriega que se organizó en el banquillo insular, lo que emborronó el partido.

El Rayo lo siguió intentando con diez hasta el final, pero entre las tarjetas que mostró el árbitro y las múltiples interrupciones del juego, apenas quedó tiempo para nada.

<