Principal > General > Empate de un Rayo que mereció más

Empate de un Rayo que mereció más

Fuente: www.rayovallecano.es

Empate del Rayo Vallecano en casa ante el Universidad de Las Palmas en un encuentro en el que los de Pepe Mel merecieron mucho más. Si las victorias en el fútbol se determinaran como en el boxeo, por KO o mediante la acumulación de puntos, esta mañana el Rayo habría merecido el triunfo final por la segunda vía.

Y es que en la primera mitad el conjunto vallecano mandó en todos los aspectos salvo en el acierto en el remate final, donde Cubillo, Diego Torres, Llorens y Juan José Collantes se acercaron a la meta de Moisés.

Por su parte, el equipo grancanario mostraba una buena colocación táctica exenta de llegada. Tras la reanudación, Pepe Mel decidía mover ficha. Mauri por Collantes, liberando a Míchel y dejando una mayor responsabilidad a las subidas de Carlos Llorens.

Como en el fútbol nada es totalmente previsible, y en la primera llegada del Universidad de Las Palmas, llegaría el primer tanto en la meta franjirroja. En un balón dividido a la espalda de la zaga rayista, Núñez aprovechaba para marcar en dos tiempos cuando no se había cumplido el minuto cuatro de la segunda parte.

Lejos de venirse abajo, el Rayo decidió atacar con convicción la portería visitante en la búsqueda del tanto, previo acierto en la consecución del último pase. Fruto de ello, en sólo tres minutos, (los que fueron del cincuenta y dos al cincuenta y cinco) Albiol, Llorens y Míchel rozaron -y merecieron- un empate que parecía tan sólo cuestión de tiempo y de acierto final.

Y así, cuando el choque se acercaba a sus últimos quince minutos, en una jugada de estrategia, Albiol la ponía desde la izquierda para que Mauri peinara con la cabeza lo que Amaya logró desviar hacia las mallas de la portería de Moisés.

El tanto encendió si cabe un poco más al líder. Yuma entraba en el setenta y seis por Míchel, justo antes de la segunda llegada de los de Tino Luis en todo el choque. Corría ya el minuto setenta y ocho, cuando Poncho abandonaba su posición en el centro para plantarse con una pared previa ante Alberto. Mano a mano decisivo en el que se impuso el guardameta. Con el encuentro en su punto álgido, llegó la expulsión de Pedro Baquero por roja directa en una entrada que no debió llevar aparejada tanto castigo.

Tras romperse la paridad numérica, la tensión acumulada llegó en ocasiones a un punto límite dentro y fuera. Aún con uno menos, el Rayo fue superior. Yuma solapó posiciones de medio centro y de central, en un sistema asimétrico que seguía con el goteo de ocasiones para los locales incluso en inferioridad. No dio tiempo para más. El pitido final llegaba tras cuatro minutos de añadido. El miércoles, nueva cita con la ilusión de la Copa.

<