Principal > Opinión > El solar
Fotografía / Rayoherald.com

El solar

Mentiría si dijese que me voy contento de vacaciones, pues ni estoy feliz ni tengo necesidad de pedir días libres para faltar a mi cita diaria en la taberna de los sueños. Trabajé lo que tenía que trabajar durante años y mis desgastados huesos pueden dar fe de ello, amén de los disgustos de la franja roja que amenazan con llevarme por delante más pronto que tarde.

Dejo el futuro de nuestro club en manos de dudosos personajes antes de esconderme en la sombra de mi cueva durante los meses de verano. Diablos en forma de bañador y aperitivo atacarán la península en breve, momento ideal para el recogimiento y la reflexión sobre todo lo acontecido. Aviso para maleantes de traje y corbata: por su bien y por el nuestro espero no encontrarme un solar como el que intuyo cuando salga de mi refugio.

Con la imagen de la Fuente aún en mi retina, satisfecho por no haber contado ni una mentira y sí anticipado algunas verdades en mi columna semanal del heraldo, me despido hasta futuras ocasiones dejando al final de estas líneas una pequeña referencia a mi extenso catálogo de certezas. Si los responsables de la publicación tienen a bien renovar el contrato de mi toledana prometo no faltar a mi cita el año próximo. Me sobra el tiempo y el dinero, pero unas botellas de buen vino siempre serán bienvenidas como contraprestación a mis servicios. Ahí lo dejo.

Humorías, necedades y alguna brevería por Alonso Quijano

¡Hay que llenar Vallekas!El callejón del gatoCrónica de una derrota anunciadaEcos de una afrentaTruco o tratoLa taberna de los sueñosAgárralo como puedasGolpea mejor el que golpea primeroSoñar no penalizaSin killer no hay paraísoMaldita mañana de domingoPremio en el último minutoValentía, coraje y noblezaUna fortuna de cuarenta y tres ducadosLos abrazos y las farolasMal de alturaUna de huevos rotosA.D.R.V.De consecuencias inusitadas y además innecesarioA Coke rogando y con el mazo dandoCambio en la línea 1Anonimato en el economatoEl tendido sieteDelitos y pecadosLa tradición del JudasUna de madres, trabajo y sueños¿Habemus Papam?La recta antes de la curva¡Tierra a la vista!Una vaca en el diván
La mentira del tinto de veranoEl solar

0 comments
<